Colectivos caritativos trabajan para surtir a la población

J. López
-

Caridad Cristo del Amparo repartió todos los alimentos almacenados entre la población de Los Tiradores y el Banco de Alimentos estudia la manera para hacer llegar productos básicos a las familias necesitadas

Colectivos caritativos trabajan para surtir a la población

Varias entidades sin ánimo de lucro de Cuenca se movilizan en estos días para que los ciudadanos tengan cubiertas sus necesidades básicas. Puede decirse que, a pesar de que las restricciones llegaron de forma rápida y de un día para otro, en varios colectivos previeron lo que podía pasar días antes y surtieron de alimentos y suministros a las familias más desfavorecidas de la capital conquense. 

Es el caso de Caridad Cristo del Amparo, que desde el miércoles de la pasada semana estuvo atendiendo a todas aquellas familias que demandaban alimentos de primera necesidad para que no les faltase de nada. Fernando Díaz, encargado de esta asociación de auxilio, confirma que se hizo ese reparto extra y en la actualidad no existen alimentos para entregar. “No nos queda nada. Les hemos dicho a las familias que nos llamen y nos pidan lo que necesiten para llevárselo”. Como ejemplo cuenta que este martes “hemos comprado medicinas para una familia”.

Díaz cree que la gente está cumpliendo las medidas y “por ahora están tranquilos. Si necesitan algo llaman o mandan un mensaje por whatsapp”. Además, desde la asociación de vecinos de Los Tiradores se ha hecho un llamamiento para que los mayores del barrio que necesiten algo lo pidan y entre los ciudadanos se ayuden. La gente está respondiendo fenomenal”.

Banco de Alimentos. Antonio Villaseñor, presidente del Banco de Alimentos de Cuenca confirma que se ha detenido la actividad por el confinamiento obligatorio de la sociedad , pero antes de que ocurriera se trato de abastecer en la medida de lo posible a la población. Eso sí, la asociación cuenta con alimentos de primera necesidad para distribuirlos en los próximos días. “Estamos estudiando qué se puede hacer. Si nos dan permiso para poder distribuirlos, nosotros podemos seguir con la actividad”, cuenta Villaseñor, que dice que en la calle de San Pedro hay un punto de distribución de alimentos para poder entregar alimentos a la población de la zona. En los días anteriores se llegó a entregar productos, “pero claro, nos han dicho que hay que parar y no se puede hacer nada. Vamos a cumplir todos las normas establecidas”.

No obstante, la intención es solicitar alguna medida extraordinaria para poder abastecer en las próximas fechas a las cerca de 100 familias con bajos recursos en la barriada y extenderlo al resto de la población que lo necesite. “Vamos a esperar unos días a ver como se puede efectuar el reparto”, expone el representante del Banco de Alimentos en la provincia, que recuerda que “según nos dice el Gobierno hay que estar quietos y sin salir, pero vamos a estudiar cómo se pueden distribuir los alimentos”.

Asimismo, el Ayuntamiento y Cáritas Diocesana en Cuenca se han coordinado para que las personas que lo necesiten puedan pernoctar en el Albergue de Acogida o de Transeúntes de la capital. En lugar de tres días, como es preceptivo, los usuarios podrán ampliar su estancia hasta 15 días, fecha en la que presumiblemente, y si no hay prórroga, concluirá el periodo de confinamiento.