El Parlamento vuelve a respaldar a May

SPC
-
El Parlamento vuelve a respaldar a May - Foto: NEIL HALL

La Cámara avala la enmienda que insta al Gobierno a pedir una revisión del pacto de ruptura y se sustituya el controvertido mecanismo de salvaguarda en Irlanda por un «arreglo alternativo»

 

Dos meses antes de que, según lo previsto, entre en vigor el Brexit -el próximo 29 de marzo-, el Parlamento británico volvió ayer a discutir sobre el acuerdo que la primera ministra, Theresa May, y la Unión Europea, alcanzaron el pasado noviembre. Un pacto que no solo no contenta a los diputados -fue rechazado clamorosamente el pasado 15 de enero-, sino que tampoco parece ser del agrado de la propia mandataria, ya que la conservadora anunció en la Cámara que volverá a Bruselas para pedir una revisión del tratado negociado sobre el divorcio para que pueda recibir el visto bueno de los Comunes. Y, en esta ocasión, sí recibió el respaldo de los legisladores, que aprobaron una enmienda que urge al Gobierno a negociar con la UE una solución alternativa al controvertido mecanismo de salvaguarda para evitar una frontera en Irlanda.
Al abrir el debate sobre las enmiendas del documento, que al cierre de esta edición continuaba, May aseguró que hay que enviar «el mensaje más claro posible» a la UE sobre lo que quiere Londres.
Así, la premier manifestó su respaldo a una moción presentada por el tory Graham Brady, que pide eliminar la polémica salvaguarda irlandesa -el principal escollo para que su plan salga adelante-. Esa cláusula, que recibió finalmente el aval de 317 parlamentarios, frente a 301 votos en contra, insta al Ejecutivo a sustituir dicho mecanismo por un «arreglo alternativo» para evitar una frontera en la isla, por lo que la mandataria vuelve a estar al frente de unas negociaciones que desde el bloque comunitario han rechazado en todo momento.
«Esta enmienda me dará el mandato que necesito para negociar con Bruselas un acuerdo que pueda apoyar una mayoría en esta Cámara», manifestó la jefa del Gobierno para ganarse el favor de sus detractores.
El diputado conservador Steve Baker, uno de los líderes de la facción euroescéptica del partido, reiteró que el mecanismo de salvaguarda «no va a ser aprobado por este Parlamento bajo ninguna circunstancia» y celebró que la primera ministra «lo haya comprendido». 
«El voto (del día 15) fue decisivo y yo lo he escuchado, así que el mundo sabe lo que esta Cámara no quiere. Hoy necesitamos enviar un mensaje enfático (a la UE) sobre lo que queremos», afirmó la primera ministra al respecto.
Además, destacó la importancia de superar «la confusión, la división y la incertidumbre» en el país y pasar a entablar un «nuevo» vínculo con la UE y prometió que, si consigue con Bruselas revisar el acuerdo, lo someterá nuevamente a la votación de la Cámara antes del 13 de febrero.
No obstante, Bruselas ya ha dejado claro desde que se cerró el pacto que el documento negociado con el Reino Unido es el único disponible y ha rechazado que pueda haber una renegociación.
sin segundo referéndum. Por otro lado, el Parlamento se posicionó en contra de la enmienda presentada por el Partido Laborista en la que se proponía votar sobre todas las posibles opciones del Brexit, incluido un segundo plebiscito.
Una mayoría de 327 diputados de la Cámara de los Comunes se pronunció en contra de la iniciativa planteada por el principal partido de la oposición en el Reino Unido, frente a 296 que la apoyaron.
El líder de la formación progresista, Jeremy Corbyn, afirmó que la salida se tendrá que retrasar «en cualquier caso», aunque Westminster consiguiera llegar a un consenso y respaldar el acuerdo alcanzado con la UE por la primera ministra, ya que, a su juicio, el Gobierno conservador «no está preparado».