Debates convertidos en un Sálvame Deluxe político

S.L.H
-
Nacho Hernando, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha en funciones. - Foto: Yolanda Lancha

El portavoz de la Junta, Nacho Hernando, no ve sentido a los debates televisivos, en una era en que la que el votante dispone de redes sociales con las que informarse. Considera que lo vivido este lunes y martes se pareció más a un Sálvame Deluxe

A preguntas de la prensa tras informar de los acuerdos adoptados en Consejo de Gobierno esta semana, Hernando valoró los dos debates electorales celebrados el lunes y el martes, asegurando que el claro vencedor de ambos no fue otro que el candidato socialista y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "Ambos debates los ganó Sánchez, que dejó claro que es el presidente del Gobierno y los demás tan solo aspirantes y sin capacidad de ejercer ese cargo", explicó. 

No obstante, el portavoz del Gobierno regional no ve sentido a los debates televisados en la actualidad, puesto que el votante del siglo XXI dispone de otras herramientas para informarse y conocer con detalle los programas electorales de las fuerzas políticas que se presentan a los comicios. En este punto, recordó la fuerza que tienen en la actualidad redes sociales como Twitter, Facebook o Whatsapp, redes sociales que cuando se inventaron los debates en televisión no existían. 

Pero sus críticas fueron más allá. Hernando incidió en que, además, los debates en televisión se idearon cuando había dos personas que podían ostentar la máxima responsabilidad de gobierno, lo que se conoce como un 'cara a cara'. Sin embargo, la aparición de más partidos ha enterrado esta posibilidad de debate y, en su opinión, hacerlo en un plató de televisión con "seis, siete y ocho candidatos" se convierte más en "un Sálveme Deluxe en formato político" que en un espacio donde confrontar ideas y programas.

"Hay que pensar en el usuario final, en el votante, y no sé hasta qué punto (estos debates) ayudan a configurar una opinión pausada de las diferentes opciones políticas", zanjó el portavoz regional, que insistió en que en una democracia 2.0 "los formatos deben ser distintos y no monólogos de cuatro personas o broncas".