LOS POLÍTICOS SOMOS NOSOTROS

Enrique Belda


Ya sabemos los nombres de los diputados de Vox en algunas provincias

Máximos respetos, como no podía ser de otra manera, a lo que la gente quiera votar, aunque luego cause el efecto contrario. La grandeza de la Democracia pasa por acatar esa capacidad última de decisión y yo soy el primero que peleará por ella. Pero mi libertad de expresión y mi conciencia, me obliga a advertir a antiguos votantes del Partido Popular, y tengo todo el derecho también a hacerlo, sobre lo que va a pasar. Por ejemplo, en Ciudad Real, Cristina López Zamora, una joven socialista de la capital, será la nueva diputada que saldrá gracias a todos los votos de Vox en esa circunscripción. No parece mala chica así que enhorabuena. Así, es: la persona que presente Vox se quedará a mil años del escaño, pero esos apoyos perdidos por el PP le darán esta tercera diputada al PSOE, con los mismos votos que antes solo le daban dos diputados. En Toledo, el diputado que va a representar la irrupción de los nuevos conservadores, es otro joven socialista, concretamente su secretario general, el compañero Rodrigo Moreno. Es una suerte al menos que la subida de una fuerza nueva sirva para dar sabia renovada al PSOE más rancio. En Cuenca, los amigos de Vox también tienen suerte, pues es nada menos que Gracia Canales, militante socialista que dirige el Instituto de la Mujer, quien les terminará representando en el Congreso de los Diputados: buena interlocutora para los temas de familia ¿no? Entiéndanme: no es ninguna catástrofe que en buena parte de las provincias pequeñas vaya a ganar el PSOE por culpa de la dispersión del voto no socialista en PP, Ciudadanos, y Vox, pues probablemente nos lo hemos buscado, pero va contra la voluntad del electorado más conservador el encumbrar a Pedro Sánchez y su actual socialismo permeable a Podemos y los independentistas, y eso es lo que va a suceder inexorablemente. Estos nombres son solo un ejemplo, entre más de cincuenta y tres, que las vísceras del desahogo de algunos antiguos votantes populares, va a causar. El PP bajará de representantes en Congreso y Senado y eso puede que satisfaga la voluntad de muchos votantes de Vox, pero el precio que tendrán que pagar por esa colleja es recordar en los próximos años cómo han votado indirecta, pero muy conscientemente, al PSOE. Si quieren que sus votos se traduzcan en escaños, voten a su Vox en las elecciones al Parlamento Europeo, donde el sistema les premiará con justicia, pero si de verdad se sienten tan patriotas, piensen por un momento en lo que van a provocar cuando voten en las Generales a una opción que tiene todos los derechos, pero que por distorsiones del sistema electoral, les condenará a tirar a la basura su