Pekín acusa a EEUU de alentar las protestas en Hong Kong

Javier D. Bazaga (SPC)
-

El ministro consejero de la embajada del país asiático en España, Yao Fei, advierte que el Ejecutivo «no se quedará de brazos cruzados» ante la escalada de tensión que vive la zona

Pekín acusa a EEUU de alentar las protestas en Hong Kong - Foto: MIGUEL CANDELA

Las relaciones entre Pekín y Washington empeoran. El Gobierno de China exige explicaciones a la embajada de Estados Unidos en el país por la injerencia de una diplomática americana en las movilizaciones que se están desarrollando en Hong Kong contra la reforma jurídica que permitiría la extradición de «criminales prófugos». El ministro consejero de la embajada de China en España, Yao Fei, mencionó el pasado viernes la participación de una «alta funcionaria» de la legación americana en Hong Kong en una reunión con líderes jóvenes de la oposición en aquel Estado, uno de los cuales reconoció haber tratado con ella las posibles acciones de la Casa Blanca sobre Hong Kong.
«Estamos seguros de que detrás de estas manifestaciones están interviniendo algunas fuerzas extranjeras», aseguró Fei, que convocó el pasado viernes a los medios de comunicación en la embajada de la República de China en España para aclarar el origen de las movilizaciones, que calificó de «incidentes de extrema violencia».
«Rechazamos contundentemente cualquier tipo de intervención diplomática de extranjeros en los asuntos internos de Hong Kong», sentenció el ministro consejero, aludiendo a que las acciones de esta diplomática norteamericana «han violado el Convenio internacional de Viena», que prohíbe la actuación de diplomáticos en otras naciones, además de haber violado la Ley Básica de la administración especial de la excolonia. «Somos un país de ley», recordó.
En este sentido, Fei advirtió que el Ejecutivo de Pekín «tiene toda la facultad para aplicar la ley» ante la escalada de tensión en la zona promovida por «extremistas» porque, según recordó, Hong Kong pertenece a China y «no es un territorio extranjero». Así, al ser preguntado por la posibilidad de una intervención militar si la escalada de tensión continúa, el alto funcionario chino subrayó que el Gobierno «jamás se quedará de brazos cruzados».
Fei se remitió al artículo 14 de la Ley Básica del territorio para afirmar que el Ejército no interviene en los asuntos locales, pero sí que puede actuar si dicha Administración lo solicita ante «cualquier tipo de calamidad o desastres», explicó, dejando en el aire esa posible participación militar de la que tanto se ha especulado en los últimos días. Fei no pudo precisar los efectos de estas protestas, pero sí estimó una «pérdida económica considerable».
El número dos de la embajada puso también de manifiesto que ante estas protestas «radicales» Pekín decidió suspender la tramitación y modificación de esa norma jurídica que provocó los incidentes. Además, invitó a los medios a cuidar sus informaciones porque,  «lamentablemente, una parte de las informaciones publicadas carecen de una visión objetiva, mal entendimiento o desinformación» sobre lo ocurrido.