Sánchez plantea combatir la pobreza «en todo momento»

EFE
-

La consejera de Bienestar Social destaca las políticas del Gobierno regional junto al Tercer Sector para corregir las desigualdades. Asegura que 2020 es un año complicado por la pandemia, pero apuesta por continuar trabajando en esta línea

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez - Foto: Víctor Ballesteros

La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha defendido la necesidad de «combatir las desigualdades sociales en todo momento», para conseguir un mayor bienestar de todas las personas, en especial de las que están en situación de vulnerabilidad.
En un artículo de opinión con motivo de la celebración este sábado, 17 de octubre, del Día Internacional de Erradicación de la Pobreza, Sánchez recuerda que hace 32 años «la iniciativa de un humilde sacerdote francés», hijo de padre polaco y madre española, congrego a más de 100.000 personas en París con un fin, combatir la pobreza.
Este hombre se llamaba Joseph Wresinki y su iniciativa se tradujo en que, unos años más tarde, la ONU instaurara el 17 de octubre como Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, una fecha que, según Sánchez, «va más allá de ser una mera declaración de intenciones, es una auténtica llamada a la acción a favor de la igualdad y la dignidad humana».
Asimismo, destaca que lo largo de estos treinta años, principalmente en los países desarrollados, «se han producido avances sociales y económicos sin precedentes», que han logrado reducir la pobreza y han mejorado los niveles de vida en general, lo que de manera directa tiene un efecto sobre la justicia social y la igualdad, aunque advierte que «aún queda camino por recorrer».
En este sentido, «señala que 2020 se ha revelado como especialmente complicado debido al reto colectivo que supone la pandemia de la covid-19, cuyos efectos son, en primer término, sobre la salud, pero también incide de manera directa sobre la sociedad y la economía»,.
Sánchez señala también que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible «se basa en no dejar a nadie atrás y plantea erradicar la pobreza en el año 2030», para lo cual el acceso a los servicios básicos, la adquisición de los conocimientos y capacidades necesarias, son imprescindibles para lograr estos objetivos.
«Esto forma parte del fundamento de la política de Castilla-La Mancha para combatir la pobreza», explica la titular de Bienestar Social, que añade que el Gobierno regional, junto con las entidades del Tercer Sector, «mantiene una posición fuerte frente a la pobreza y la desigualdad social con un objetivo plenamente vigente: erradicar la pobreza severa reduciéndola, al menos, a la mitad».
Este compromiso que se manifiesta en la Estrategia contra la Pobreza y la Desigualdad Social 2017-2020 y que tiene al empleo, como mecanismo esencial para la inclusión activa y recurso para salir de la pobreza, a la educación, como mejor medida preventiva, especialmente de la pobreza infantil, y la garantía de ingresos adecuados como medida de choque, ha indicado Sánchez.
Además, valora que «fruto de las medidas realizadas hemos logrado reducir el principal indicador europeo, la Tasa Arope, en 6 puntos desde 2015, pasando de un 36,7 % a una 30,7 % actual, lo que ha permitido sacar del riesgo de pobreza a 151.000 castellano-manchegos en este período de tiempo».
Aunque ha asegura «que no nos conformamos con ello, se debe poner el énfasis en adoptar un enfoque multidisciplinar a largo plazo que rompa con la cronificación de la pobreza insistiendo en el camino emprendido, aprendiendo de lo logrado y adaptando las medidas a la nueva realidad».
La consejera señala «que estamos en una época llena de cambios y mejoras como la implantación del Ingreso Mínimo Vital, y se hace indispensable el ajuste de los sistemas de rentas básicas autonómicos, algo sobre lo que el Gobierno regional ya trabaja para ofrecer un sistema de apoyos completo desde distintos enfoques y áreas de actuación».
En este sentido, tiene claro que Castilla-La Mancha «está comprometida en combatir las desigualdades sociales" y ha considerado que "el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza es un buen momento para recordar las necesidades sociales de las personas y las familias; el trabajo conjunto de toda la sociedad, con el impulso del Gobierno regional; y la colaboración de las entidades sociales y las empresas, para conseguir mayor bienestar de todas las personas y especialmente de aquellas en situación de vulnerabilidad».