CRÓNICAS BÁRBARAS

Manuel Molares

Periodista. Analista de la política, la cultura y de la sociedad global


Políticos guapos

Por primera vez en la historia de los debates en televisión todos los candidatos a la presidencia del Gobierno español eran guapos, como los protagonistas de la canción de Siete novias para siete hermanos, aquella película de Stanley Donen rodada hace 64 años.

Cuatro novios para 47 millones de españoles, podría titularse la nueva versión de ese clásico de Hollywood que premiaba la guapura de ellos y ellas, heredada por las estrellas televisivas y, ahora, por la política española.

“Hemos acabado con algo así como un catálogo de El Corte Inglés”, decía un conocido consultor de comunicación política, Luis Arroyo, aunque más que un casting para los grandes almacenes parecía para presentadores de concursos de televisión.

Uno pertenece a un canal rompedor de las formas, Iglesias Turrión, y los otros tres a cadenas convencionales, con dos encarados sonrientes, Casado y Rivera, y otro guapo que resultó menos atractivo por sus gestos agitados y sonrisas crispados.

En ambos debates entre varones –ni una mujer en este tiempo feminista—todos cuidaron los envoltorios para aparecer juveniles y conquistar votos, con trajes o con descamisamiento en el caso del primer Iglesias.

¿Son estos cuatro guapos los personajes más sabios, prudentes y a la vez capaces de romper con vicios y males heredados para mejorar España y la vida de sus ciudadanos?

El mayor de todos, Sánchez, tiene 47 años, y el menor, Casado, 38, y suponiendo que a partir de este último está la edad ideal para gobernar, ¿no hay nadie con edad superior que la del actual primer ministro o una mujer para regir el país?

En ambos debates se veía una precipitada fogosidad juvenil, con excepción de Iglesias en el segundo, que consiguió esconder su radicalismo comunista haciéndose pasar por un tibio socialdemócrata.