10.505 millones para concluir «la recuperación social»

C.S.Rubio
-

De estos 10.505 millones, 8.093 se irán al llamado 'gasto no financiero', con el se cubre el día a día de la acción de gobierno. Serán 483 millones más que en 2019.

10.505 millones para concluir «la recuperación social»


Castilla-La Mancha contará en 2020 con un presupuesto de 10.505 millones de euros, un 12,24 por ciento más que en 2018, último año con unas cuentas regionales aprobado en Cortes. De ellos, 8.093 millones se irán a cubrir el llamado ‘gasto no financiero’ de la Junta, o lo que es lo mismo, los gastos del día de a día de la acción de gobierno y para el pago de las inversiones públicas. Serán 483,5 millones más -un 6,3 por ciento-, y se destinarán  a concluir el proceso de «recuperación social» de la comunidad, según explica el consejero de Hacienda, Alfonso Ruiz Molina.
¿En qué se basa la Junta de Comunidades para hacer esta última afirmación? En el hecho de que siete de cada diez euros del futuro presupuesto autonómico se destinarán a sufragar los llamados servicios sociales básicos (Sanidad, Educación y Bienestar Social).
En concreto, la ‘cuenta social’ le costará a la región 5.614 millones el próximo año, un 8 por ciento más, siendo la Sanidad su principal destino, con casi 3.000 millones para 2020. Como apunta Ruiz Molina, «se trata de que seamos capaces de convertir el crecimiento económico en desarrollo mejorando la calidad de vida de nuestros ciudadanos a través de la redistribución de la riqueza generada».
Pero en el actual panorama económico no se puede hablar de recuperar el Estado del Bienestar sin hacerlo también de crecimiento económico. Es por ello que el otro gran objetivo estratégico de estos presupuestos será el de incentivar el crecimiento económico y la generación de empleo, apartado este último en el que la región espera crecer un 2 por ciento el próximo ejercicio, según la Junta. Objetivo al que hay que unir la lucha contra la despoblación, que en este anteproyecto de ley de presupuestos se convierte en un tercer objetivo estratégico, de carácter trasversal.
Pero volviendo al ámbito económico, caben destacar aquí los más de 420 millones previstos para crecimiento económico y creación de empleo, un 9,4 por ciento más, así como los más de 1.400 millones para política agraria y medio ambiental, o los cerca de 120 para I+D+i.
Y es que, como advierte Ruiz Molina, estos presupuestos también quieren ser un instrumento para el cambio de modelo productivo que requiere la región, enfocándolo a la innovación y al desarrollo tecnológico, sin perder de vista el compromiso por que este cambio sea «sostenible» desde el punto de vista medioambiental.
Además de expansivo en el ya citado gasto social, por primera vez en ocho años la Junta de Comunidades superará la barrera de los 200 millones en inversiones. En concreto, se alcanzarán los 226 millones, un 15,7 por ciento más, de los que más de 120 se destinarán a infraestructuras sociales.
A grandes rasgos, Ruiz Molina señala como principales beneficiarios de estas inversiones a los proyectos de construcción y reforma de los hospitales de Albacete, Guadalajara, Ciudad Real, Cuenca y Puertollano y a los cerca de 400 colegios que se beneficiarán del segundo plan de mejora de las infraestructuras educativas de la región.
 Desde el punto de vista estrictamente económico, es decir, teniendo en cuenta la naturaleza económica de las diferentes partidas de gasto, la de personal es la partida presupuestaria que más dinero absorberá en 2020, superando los 3.400 millones, con un incremento del 9,2 por ciento. En parte por el incremento de plantillas llevado a cabo, especialmente en el ámbito de la Sanidad y la Educación y, por otra parte, a cuenta del incremento de los sueldos públicos materializado hace unos meses.