Page pide mantener la estructura vertebrada de la democracia

Javier D. Bazaga
-

El presidente de Castilla-La Mancha participó ayer en un desayuno informativo en el que defendió el modelo actual que representan los partidos y la Constitución, «en tanto no haya una alternativa global»

Page pide mantener la estructura vertebrada de la democracia - Foto: JUAN LAZARO

El presidente de la Junta de Comunidades defendió este lunes el modelo «que nos dimos» en 1978 como el andamiaje necesario para sustentar el sistema democrático actual, ante el que aseguró que «no hay una alternativa global». Emiliano García-Page participó en un desayuno informativo en el que presentó al principal ponente, el presidente de Asaja, Pedro Barato, en el que reclamó mantener «mientras no haya alternativa» el sistema que, a pesar de los errores, tantos éxitos nos ha dado como son los partidos, los sindicatos o las organizaciones sociales como la que preside Barato. «En España se ha hecho muy mal en demonizar a los partidos políticos», se quejó.
Pero Page fue aún más allá y criticó a quienes pusieron «en cuestión» este modelo de democracia representativa tras el 15M, en una crítica a lo que después se convirtió en Podemos, el partido que dirige Pablo Iglesias que hoy se sienta en el Consejo de Ministros, y que después han venido a legitimar precisamente el sistema. Y es que, según pronunció, cuando uno entra en el Congreso de los Diputados «termina teniendo el mismo metabolismo» y «eso es muy positivo».
Incluso recordó a quienes han nacido como organización y que ahora son partidos políticos por lo que expresó ese deseo de que «en tanto que no haya una alternativa» no renegar de los que «tantos éxitos nos ha dado», para referirse también a la Constitución española que «puede ser mejorada»” pero en la que recalcó que «hay una diferencia notable entre decir que la Constitución puede ser mejorada, y renegar de lo conseguido».
Por eso defendió este sistema y aseguró que «no solo lo necesario es que España mantenga una estructura vertebrada, con organizaciones, que no vayamos bajo ningún concepto a un modelo asambleario».
García-Page comenzó su intervención justificando este tipo de actos, en este caso organizado por el Foro de la Nueva Economía, para que «la España que hay dentro de la M30 se empape, se permeabilice, e incluso en muchos casos se entere, de la España que hay más allá», y mencionó lo «melodramáticos» que somos en este país con noticias como la del coronavirus, para ensalzar la gestión que se está haciendo por parte de las administraciones de la epidemia y por cómo se está abordando «con lo complejo que es». Con una coordinación «ejemplar» entre el Estado y las comunidades autónomas, y felicitándose porque nadie se haya atrevido a calificar este virus «ni de izquierdas, ni de derechas, ni de centro».

El presidente regional presentó a Pedro Barato, presidente de la Asociación nacional de Jóvenes agricultores (Asaja), como una de las personas que más ha influido en el sector agrario en los últimos 15 o 20 años, y al que otorgó un «fondo de honestidad» que siempre se inclina por el diálogo en su ánimo de llegar a acuerdos.
Acuerdos que han permitido una «transformación» en el campo en las últimas décadas y que no se consigue solo en la calle o solo en los despachos, dijo justificando la labor de Barato tanto ahora con las movilizaciones como en las negociaciones y la «política de salón». Un sector, el del campo, que ha crecido gracias también a «la paz que en Castilla-La Mancha trasciende a todos los sectores», y agregó que incluso en el tema del agua, tan sensible en la región, «habrá razonables buenas noticias no tardando mucho».
Pedro Barato por su parte realizó una férrea defensa del sector agrario dedicado a alimentar a la población y para el que pidió precios justos que hagan rentable una actividad necesaria. Unos precios que permitan «tener para los gastos del entierro» dijo Barato, en esta «tormenta perfecta» que calificó la situación actual del campo español porque «queremos futuro». También situó al sector como solución al cambio climático como fijadores de emisiones, por lo que deseó que «si el que contamina paga, el que descontamina tiene que cobrar, porque lo que contamina un coche se lo merienda un olivo» dijo.
También llamó a defender el presupuesto de la PAC y a establecer «alianzas para que no baje», aunque reconoció que «hay que desgranarla y hay que explicarla» para que se entienda qué supone para el campo y los agricultores.
Barato apeló a los controles en frontera para que todos los productos que entran lo hagan con la garantía de que superan todos los controles de calidad que aquí se les exige a los agricultores, y «para que los tomates de Marruecos ponga que son de Marruecos, y no de Almería».
También evitó criticar el decreto del Gobierno de medidas urgentes para ayudar al campo. «No está improvisado, está estudiado», defendió, pero acto seguido aseguró que «no es suficiente» por lo que «queremos medidas suficientes».