«Me dijo que un decreto se cambia en cualquier momento»

L.G.E.
-

La presidenta de la Asociación de Guías a nivel nacional (Cefapit) no entiende «cómo está haciendo las cosas» la Junta con el decreto de guías: «La directora general me dijo que no pasa nada, que un decreto se puede cambiar en cualquier momento»

De izquierda a derecha, Félix Peinado (Cecam), Almudena Cencerrado (Cefapit) y Sonia Gómez (APIT) - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El decreto de guías turísticos está enredado de por sí y además está enredando las relaciones entre el Gobierno y la Asociación regional de Guías de Castilla-La Mancha (APIT), que tiene el aval de la patronal castellano-manchega Cecam y de la Asociación nacional de Guías, Cefatip. De hecho, la presidenta de la asociación nacional, Almudena Cencerrado, declaró ayer que va a solicitar una reunión con García-Page para exponerle que «este decreto está ninguneando la profesión».
Se queja de que no se han tenido en cuenta sus reivindicaciones. El mayor problema en estos momentos reside en el hecho de que el decreto permite dar la habilitación por Castilla-La Mancha a todos aquellos que demuestren que llevan trabajando aquí como guías desde hace más de dos años. Hay muchos que se encuentran en esa situación, pues desde 2008 no se realizan exámenes en Castilla-La Mancha. La propia presidenta de la asociación regional APIT contó que ella se tuvo que ir a Canarias para sacarse la habilitación y luego poder trabajar en Castilla-La Mancha. Y es que, la normativa permite que se pueda ejercer de guía en la región con la habilitación de otra comunidad autónoma, algo que seguirá siendo así. Lo que no ven bien es que, además de permitir que se siga trabajando, se les «regale» la habilitación castellano-manchega, de forma que así tendrían el carné por dos regiones.
La presidenta de la asociación a nivel regional, Sonia Gómez, insistió en que ella no quiere que le regalen esa habilitación, sino que quiere presentarse y sacar el examen, al igual que haría si se fuese a trabajar a otra comunidad autónoma. «A mí me regalarían el carné de Castilla-La Mancha y no entiendo que me lo tengan que regalar, si puedo seguir trabajando con el de Canarias», comentó,  pero insiste en que si quiere el carné propio de la región para curriculum, para atestiguar que es una profesional con conocimientos sobre Castilla-La Mancha, lo suyo es que se tenga que examinar. «No tengo problemas en pasar ninguna prueba, porque estudiar y prepararme es una cosa que hago en mi vida diaria», apuntó.
Pero aparte de las discrepancias entre estas asociaciones y el Gobierno, también están aflorando problemas en la negociación, aunque Cencerrado recalcó que siguen abiertos al diálogo. «No sabemos a quién están beneficiando, pero no entendemos cómo se están haciendo las cosas», comentó.
«En la última conversación con la directora general de Turismo me dijo que no pasa nada, que piensa que un decreto se puede modificar en cualquier momento», relató, «me quedé con los ojos abiertos. Entonces ¿por qué me haces un decreto que va en contra del sector?Hazme un decreto ya consensuado».
Cencerrado también señaló que Ana Isabel Fernández Samper  le aseguró «que si desde la Secretaría de Estado de Turismo le dicen lo que tiene que hacer, no tiene problemas en ponerlo negro sobre blanco», pero incide en que es competencia autonómica y no de la Secretaría del Estado.
El caso es que el tiempo se va agotando, pues avisan de que el decreto ya ha pasado el dictamen del Consultivo, así que podría aprobarse cualquier semana.