El FS VivoCuenca perdió su imbatibilidad en Bargas

Redacción
-

El cuadro conquense cayó por 3-2 en un igualado encuentro ante los toledanos que se decantó por pequeños detalles

El FS VivoCuenca perdió su imbatibilidad en Bargas

El Fútbol Sala VivoCuenca encajó su primera derrota de la campaña en su visita al Atlético Bargas por tres tantos a dos. Los conquenses, pese a llevar la iniciativa temprana en el marcador, terminaron sucumbiendo en el segundo tiempo y no fueron capaces de reaccionar, aunque buscaron el empate hasta el último segundo. No se presentaba fácil el choque a domicilio que comenzó con un rival muy preparado y con una presión alta a la que le costó responder al VivoCuenca. Así, en una primera jugada por banda, los locales mandaron el balón a la cruceta de la portería de Mario. El susto despertó en primera instancia a los azulinos que contestaron con un robo en medio campo de Javier Saiz ‘Churre’, que con una pisada y un regate dejó sentado a su marca e inició la carrera a portería contraria finalizando en un disparo que despejó bien el guardameta local, sin embargo, apareció la figura de Iván Algara para mandar al fondo de la red el rechace y poner por delante a los suyos. Solo cinco minutos después, una estrategia mal ejecutada acabó en un contraataque del Atlético Bargas con su jugador ganando en la carrera al cierre conquense, para posteriormente batir posteriormente a Mario en el mano a mano y hacer el empate. Con el resultado igualado, el choque entró en una lucha de poder donde no se ejecutaban demasiadas acciones de peligro pero sí se sucedieron constantes intercambios del dominio de la posesión. Entonces, una triangulación de lado a lado de la cancha que inició Ivi, pausó Jaime  Jiménez ‘Valen’ y terminó  llegando a ‘Churre’, descolocó a la zaga del Bargas. El conquense tenía opción de disparo pero asistió con un fuerte pase a ‘Valen’ al segundo palo para que este mandase con rabia el esférico al fondo de las mallas y así poner de nuevo al VivoCuenca por delante. El marcador se mantuvo con el 1-2 hasta el descanso debido a la nueva igualdad de fuerzas mostrada por los dos equipos.
Tras la reanudación, los conquenses no fueron capaces de seguir hilando ante su rival que fue paulatinamente ganando peso en el partido. El Atlético Bargas llegó a encerrar por momentos a un desajustado FS VivoCuenca y en un intento de quitarse esa presión, llegó de nuevo la igualada. Estrategia pura y dura desde tres cuartos de la cancha que despistó a la retaguardia conquense y habilitó al local Pablo Rodríguez para soltar un disparo seco y raso que terminó  en la portería de Josete. Con el marcador igualado, el VivoCuenca trató de dar un paso al frente, pero las pocas ocasiones en las que logró ver puerta se encontró con un engrandecido Jorge Morán que repelió todo disparo que iba hacia el interior de su portería.
Bien fruto de la frustración o de la incapacidad para generar ese juego que le caracterizaba en las anteriores semanas, el VivoCuenca sufrió un despiste fatal, un mal repliegue junto a una gran jugada de paralela ocasionó un ataque en superioridad que no desperdiciaron los locales, y anotaron el 3-2 para ponerse por delante. Con más de ocho minutos para la conclusión, el FS VivoCuenca no fue capaz de responder. Sólo el talento individual en acciones aisladas vieron puerta encontrándose con el buen hacer del meta del Bargas, pero no se repitieron situaciones como las que originaron sendos goles conquenses en el primer tiempo. Tampoco ayudó la indecisión de realizar la estrategia de portero-jugador, y a esto se unió el nerviosismo de los jugadores dentro de la cancha que sentenciaron al equipo azulino. Pese a todo, los conquenses pudieron igualar la contienda en el último segundo, tras varias protestas ante el cronometrador por dejar correr los segundos cuando el tiempo estaba parado, indicando el final del partido cuando restaba aún segundos por jugar. El colegiado tuvo que volver a ajustar el contador en el electrónico y en un lanzamiento desde saque de banda, el centro-chut de David Moreno lo tocó ligeramente Churre estrellándolo en el poste, saliendo el balón rebotado al otro poste para que lo rematase fuera Ivi, todo en cuestión de décimas, pero de nuevo, ese punto de suerte no acompañó al mal partido del VivoCuenca. Tanto cuerpo técnico como jugadores hicieron autocrítica después del choque que comprime la cabeza de la clasificación, que sigue liderando el VivoCuenca. De esta forma, el equipo ya piensa en partido del próximo domingo ante la AD Navalucillos, que tendrá lugar en El Sargal a las 12:30 horas y donde los capitalinos intentarán buscar de nuevo el triunfo para seguir en lo más alto.