El Banco de España cuestiona los 'viernes sociales'

SPC
-
El Banco de España cuestiona los 'viernes sociales'

El supervisor critica al Gobierno por el alza del gasto público tras los decretos aprobados en los Consejos de Ministros y alerta de que la reducción del déficit público será de solo dos décimas en 2018

Las medidas económicas que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha aprobado en los últimos Consejos de Ministros no convencen al Banco de España que ayer se mostró «un pelín insatisfecho» con la reducción del déficit público al temer «otro año en barbecho» para la consolidación fiscal ya que, según pronosticó, habrá una rebaja de solo dos décimas para este año, hasta el 2,5% del PIB, frente al 2,7% en el que cerró en 2018. 
El director general de Economía y Estadística del regulador monetario, Óscar Arce, elevó una décima la previsión de déficit público para este año, hasta el 2,5% del PIB, y la mantuvo en el 2% y en el 1,8% en 2020 y 2021, respectivamente. 
Arce explicó que algunas medidas como el alza del SMI o la subida del sueldo de funcionarios  aprobadas vía real decreto en los llamados viernes sociales no ayudan a atajar la deuda del Estado.
El economista subrayó que los datos de paro y afiliación no desmienten su previsión respecto al impacto del aumento del Salario Mínimo de unas siete décimas en el empleo este año, y constató ya una «mayor influencia» en colectivos como el de jóvenes, mayores de 45 años y sectores y donde la prevalencia del SMI es mayor y se mostró preocupado por el «desacople» entre las subidas salariales «generalizadas» y la productividad. 
Además, citó, con un efecto «relativamente pequeño», iniciativas como la recuperación del subsidio para mayores de 52 años, la exención del IRPF en las prestaciones de paternidad o el aumento de los permisos de paternidad. 
También señaló que aunque se mantiene la previsión de crecimiento para este año en el 2,2%, la estimación para el PIB se reduce en tres décimas, hasta el 3,6%, lo que repercutirá en el déficit público. 
Por el contrario, si ayudará el alza de las bases máximas de cotización, que no se contempló en diciembre, y la actualización de los datos de recaudación, que están siendo «positivos» en la parte final de 2018.