scorecardresearch

El BBVA enfría la euforia y rebaja el crecimiento al 5,2%

Agencias
-

La entidad recorta 1,3 puntos la previsión del PIB para este año y 1,5 en 2022 debido sobre todo al encarecimiento de la luz, a pesar de la buena evolución del consumo y el empleo

La actividad económica ha reducido su ritmo de expansión en el último trimestre.

Los datos de expansión de la economía española están experimentado un enfriamiento destacable causado por el encarecimiento de las materias primas y, especialmente, por los costes energéticos. En este contexto, el BBVA Research revisó ayer a la baja las previsiones de crecimiento del PIB para 2021, desde el 6,5% hasta el 5,2%, y para 2022, desde el 7% hasta el 5,5%, tras el último ajuste del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De acuerdo con el informe Situación de España, este deterioro en las perspectivas implica todavía una recuperación robusta, pero refleja también diversos factores negativos, sobre todo por el lado de la oferta, como cuellos de botella, disrupciones en las cadenas de producción y el aumento del precio de la energía, así como retraso en la ejecución de los fondos del programa Next Generation de la EU.

Las previsiones del BBVA Research distaron del cuadro macroeconómico elaborado por el Gobierno y que acompaña a los Presupuestos Generales del Estado para 2022, en el que se situó el crecimiento para la economía nacional en el 6,5% en 2021 y en el 7% en 2022.

En cualquier caso, el análisis estimó que España recuperará el nivel de PIB precrisis en el segundo semestre de 2022, ya que será un año que irá «de menos a más» y prevé que esta mejora se observará antes en el empleo que en la producción.

Para mantener el paso de la recuperación, los economistas del servicio de estudios del BBVA consideraron que será clave la resolución de algunas incertidumbres que sobrevuelan la economía mundial y, particularmente, la europea.

«El impacto de la pandemia en el flujo de bienes a nivel mundial ha incrementado la probabilidad de no poder acceder a materias primas de manera ágil y oportuna», aseguraron, principalmente, en el sector de las manufacturas.

Al mismo tiempo, los precios industriales aumentaron de manera importante lo que, de prolongarse, podría tener consecuencias negativas en la rentabilidad de la industria y también en la inversión.

El director del BBVA Research y economista jefe de Grupo BBVA, Jorge Sicilia, incidió en la «inesperada» caída de la productividad laboral en el segundo trimestre del año, según los datos del INE, así como en el retraso en la ejecución de los fondos relacionados con el programa Next Generation EU.

Sobre esto último, advirtió de que esta lentitud en la ejecución podría estar lastrando el crecimiento de la inversión. De acuerdo con la información conocida, hasta agosto de 2021 la Administración Central habría realizado desembolsos vinculados al Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia (PRTR) por un importe equivalente al 22% del total programado para 2021.

Alza de costes. El BBVA Research estimó el impacto del incremento del precio de la electricidad en 1,4 puntos sobre el PIB en 2021 y del 0,8 puntos en 2022, lo que significa que, en ausencia de los repuntes observados hasta la fecha, el PIB podría crecer 1,4 puntos porcentuales más en 2021 y 0,8 puntos más en 2022.

En cuanto al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022, el BBVA consideró que las cuentas continuarán con la política fiscal expansiva iniciada con las cuentas anteriores y mantuvo un techo de gasto en máximos.

Sobre los incrementos impositivos o en las bases máximas de cotización a la Seguridad Social, los expertos criticaron que no generan certidumbre en un entorno donde todavía no se recupera el nivel de actividad prepandemia y añadieron un coste adicional a las empresas.

De su lado, subrayaron que la indexación de las pensiones con el IPC y la derogación del factor de sostenibilidad, sin que se haya aprobado un mecanismo de equidad intergeneracional, suponen un riesgo para la sostenibilidad del sistema, y tampoco vieron positiva la reducción de los incentivos a ahorrar en los planes de pensiones.

Según los economistas, las previsiones de déficit y deuda públicas del Estado son algo más pesimistas en 2021 y más optimistas en 2022 que las de BBVA Research. Así, consideraron que con un escenario macroeconómico optimista, alcanzar el déficit esperado por el Gobierno en 2022 requeriría un esfuerzo de contención del gasto que no se observa en el proyecto de PGE 2022.