¿Y si me dicen que me coja vacaciones?

C.S.Rubio
-

Las empresas no pueden obligar a sus empleados a cogerse días de vacaciones durante estos días de cuarentena, todo debe ser pactado

¿Y si me dicen que me coja vacaciones? - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.


«En mi empresa me han dicho que me coja estos días de vacaciones sí o sí». Esta frase, o similar, se repite estos días con bastante frecuencia en los grupos de WhatsApp, que se han convertido en la principal vía de comunicación entre familias y amigos. Pero, ¿realmente una empresa pueden mandar a sus trabajadores  de vacaciones estos días? La respuesta es que solo podrá hacerlo si hay acuerdo entre las partes, como explica Carolina Vidal, secretaria Sindical de CCOO en la región.
«Las vacaciones siguen funcionado como toda la vida, tienen que ser anuales y pactadas por las dos partes, empleado y empleador». Así, si se pactara tomar vacaciones «para no pedir un ERTE, no habría ningún problema, otra cosa distinta es que esta decisión sea impuesta», según insiste Vidal.  
¿Y que pasa con las empresas que, como las ópticas o las clínicas de fisioterapia, pueden seguir abiertas y deciden cerrar? Aquí Vidal recuerda que estas empresas no podrán acogerse a los ERTE de «causa mayor» previstos por Moncloa, pero sí a un ERTE por «causas productivas», es decir, los de siempre, «gano menos y por eso cierro». Un tipo de ERTE que requiere de un periodo de negociación y consulta con los empleados,  si bien estos tiempos se reducirán significativamente para hacer frente a esta situación de crisis. Con todo, Vidal estima que «la línea entre los ERTE de producción y los de causa mayor va a ser muy delgada» estos días.
En cuanto a la pregunta de qué pasa si mi empresa no toma medidas de protección y tengo que seguir yendo a trabajar, Vidal insiste en analizar caso a caso. En líneas generales, «las empresas que no están obligadas a cerrar deben de mantener las medidas  impuestas por el Ministerio de Trabajo». Y, como  recuerda Comisiones, en caso de riesgo grave e inminente, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales permite al órgano de representación de los trabajadores la paralización del trabajo.