MUY PERSONAL

Francisco Muro de Íscar

Periodista


Extender la solidaridad: 2 X en el IRPF

06/05/2020

Parece que no somos capaces de forzar a los políticos a dialogar, a negociar, a encontrar ese acuerdo que aleje los intereses partidistas, al menos durante un tiempo, para fijarse en los intereses de todos. Habrá que seguir insistiendo y habrá que medir mejor nuestro voto. Pero hay cosas que sí podemos hacer, aunque sean más pequeñas. O tal vez, no tan pequeñas.

Podemos decidir, por ejemplo, qué hacer con una parte, aunque sea pequeña de nuestros impuestos. Y eso es casi trascendental ahora, cuando, aunque erradiquemos el coronavirus, lo que se va a extender por toda la geografía española es el virus de la nueva pobreza: personas sin ingresos, con ERTEs no cobrados, que han perdido su empleo o que han tenido que cerrar su pequeña empresa, sin prestaciones públicas, con hijos, con deudas... Solo en Madrid (según el Informe FOESSA) hay ahora mismo 900.000 personas que son población insegura", personas sin colchón alguno para mantenerse solas, a punto de sumarse a ese otro millón de personas en exclusión social. En España estaríamos hablando de entre 15 y 20 millones de personas en situación de precariedad.

Durante estos meses se han disparado las peticiones de ayuda a Caritas, muchas diócesis han tenido que poner en marcha o reforzar sus comedores sociales para dar comida a más personas, y los Bancos de Alimentos han tenido que multiplicar su esfuerzo para llegar a los que no tienen ni para comer. Muchos restauradores han hecho un enorme esfuerzo para cubrir las necesidades de cientos de miles de ciudadanos sin recursos. Decenas de miles de voluntarios de distintas ONGs han echado una mano y lo van a seguir haciendo, seguro en el futuro. Al duelo de todos se ha sumado la solidaridad de muchos.

Pero la crisis está muy lejos de terminar. Por eso es imprescindible que cada uno de nosotros contribuya a extender la solidaridad. Podemos hacer más. Pero hay un método sencillo y efectivo: marcar las casillas de la Iglesia Católica y de Actividades de Interés Social -las dos- en nuestra Declaración de la Renta y el Gobierno dedicará el 0,7 de tus impuestos a la Iglesia Católica y otro 0,7 a programas que realizan las ONG. Es decir, el 1,4 si marcas las dos. El año pasado creció mucho el número de personas que las marcaron, pero todavía hay un 35 por ciento, más de nueve millones de contribuyentes, que no marcaron ninguna. No marcar las dos casillas es tomar una actitud pasiva y dejar que el Gobierno decida por ti. Hacerlo es ayudar a atacar el virus que viene, el de la pobreza, el que solo afecta a los más desfavorecidos. Márcalas y extenderás la solidaridad con los excluidos, con los que no tienen nada. Estamos hablando de cientos de millones de nuestros impuestos que nosotros podemos decidir a quién van destinados. Con dos simples X puedes mejorar la vida de muchas familias, de mayores abandonados, de niños y niñas vulnerables. Tú decides. Es tu oportunidad para luchar contra la pandemia de la nueva pobreza. No sé si habrá algún día una "nueva normalidad", pero ya crece la nueva, y muy dura, pobreza.