TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Adulterando

Pensé que después se echaría a reír, que era una broma de alguien con agilidad mental y sentido del humor ácido... Pero se quedó callado buscando alianzas en su disparatada reflexión: «¿Está el Barça adulterando la Liga con esta alineación?». El pensamiento del colega, un absurdo en voz alta, trataba de encontrar una justificación más allá de la lógica a la alineación de Valverde, plagada de no habituales, y esa lógica es la de un equipo que ya tiene hechos los deberes en la Liga (le basta con ganar lo del Camp Nou para llevarse el título) y en tres días se juega su pase a semifinales de la Copa de Europa. ¿Quién puede ver "adulteración" en esta táctica?

Estoy convencido que ni siquiera él, el autor de una frase que nadie hizo suya (¿Cómo va a adulterar la Liga quien más en serio se la ha tomado?), creía en lo que decía. Pero es una más en esta escalada de la tontería, sacarle punta a todo, buscarle la cara oculta, la polémica y el puñetero morbo a cualquier cosa y en cualquier sitio. La reflexión pausada no vende, hagamos ruido. Qué quiso hacer Piqué con este gesto, a quién iba dirigida esa mirada seria de Gareth Bale después de la jugada, tipos que leen labios fichados a sueldo, arquitectos en plantilla trazando rayas para demostrar que era fuera de juego por 16 milímetros, quince repeticiones buscando el «¿Qué podemos aprovechar, sacándolo de contexto, para meter un poquito de barullo?».

Hace algún tiempo que el periodismo deportivo perdió mucho crédito precisamente por ceder el espacio a los gritones de bufanda y a los análisis estúpidos de lo no-tan-inocente. Si no acusaron al Real Madrid de adulterar la Liga por no prever su decadencia y dejarse ir o al Atlético por falta de ambición traducida en una desastrosa colección

de empates, es más higiénico no hacerlo ahora con el que saldrá campeón, ¿verdad?