Cifuentes regresa a la montaña

J. López
-

El montañero conquense retoma nuevos desafíos en las montañas de Jungfrau y Eiger de los Alpes suizos, como preparación para su próximo reto extremo

Cifuentes regresa a la montaña

El escalador conquense Pedro Cifuentes vuelve a la alta montaña esta próxima semana para seguir preparando nuevos desafíos en solitario. En esta ocasión, el de Palomares del Campo se ha propuesto ascender las cimas de Jungfrau y Eiger en los Alpes suizos. 
La tentativa llega tras la odisea que vivió en enero en el campo de hielo de la Patagonia. Algo más de 30 días pasó al lado de su compañero, el toledano y también escalador Jesús ‘Susi’ Gutiérrez Rey, que sufrió múltiples heridas  de extrema gravedad. El propio Cifuentes pasó varios meses aquejado de una neumonía hasta que finalmente, asegura, está totalmente recuperado.
Y es ahora, en apenas unos días, cuando el alpinista conquense retoma sus retos con la escalada a dos montañas míticas del país suizo. Se trata del Jungfrau (4.158 metros) y el Eiger (3.970 metros) por este orden. En medio de esta cadena montañosa se encuentra el pico Mönch (4.107 metros), que ya ha sido coronado por Cifuentes. Precisamente, cuenta que estas tres elevaciones forman parte de una leyenda que narra porqué se les dio estos nombres. Al monte Eiger (ogro) y Jungfrau (joven doncella) les separa el pico Mönch (monje), a la que se denominó así para evitar que el ogro hiciese daño a la doncella.
Preparación. Cifuentes recuerda que hace dos años realizó el ascenso del Mönch y este año acomete el de las otras dos montañas como preparación para las próximas expediciones. 
Del Jungfrau, primera montaña que se dispone a ascender, cuenta que tiene en su cima el glaciar más grande de toda Europa. Además, a pesar de su altura, subraya que «no te puedes relajar. Todo lo contrario». 
Ahora bien, el escalador escogerá la vía normal, una de las localizadas en la cara norte, «aunque hay que ver en qué condiciones está y si hay hielo. Una vez que esté allí decidiré si ataco una u otra vía».
La segunda montaña a escalar, el Eiger, la coloca en el mismo nivel de complejidad que el Mont Blanc y el Cervino o Matterhorn, «montañas que todo escalador de Europa quiere añadir a su lista». 
La intención es viajar a partir del 26 de junio y comenzar las tentativas a partir del primero de julio. Eso sí, todo dependerá de las condiciones meteorológicas que se encuentre. 
Este reto, según indica, le costará al menos dos jornadas para cada una de las ascensiones. Después tiene previsto acudir a Madagascar en octubre y, quién sabe, volver a la Patagonia.
Entre ceja y ceja. Uno de los desafíos que el alpinista tiene entre ceja y ceja es volver a asaltar por tercera vez en solitario la travesía del Fitz Roy. No lo pudo hacer en 2017 y 2018, y en enero de 2019  tuvo que cejar en su empeño por la mala situación meteorológica y por el conocido accidente que sufrió su compañero. 
No tiene decidido aún si, en efecto, volverá a intentar lograr la proeza patagónica, pero asegura «estar dándole una vuelta». Una vez que había afirmado que sería su tercera intentona, Cifuentes  considera que el tiempo y las circunstancias y sucesos que se dieron, le impidieron volver a asaltar la hazaña de convertirse en el primer escalador que lo logra en solitario.