Un freno para el avance del Alzheimer

Andrés del Castillo (EFE)
-
Un freno para el avance del Alzheimer - Foto: FCB

El deporte rey se erige como un desencadenante de recuerdos capaz de reducir el deterioro cognitivo que provoca esta enfermedad neurodegenerativa

El fútbol forma parte del imaginario colectivo de cualquier persona y desde hace cuatro años el balompié es el protagonista de un taller de reminiscencia sobre fútbol, dedicado a frenar el deterioro cognitivo provocado por enfermedades como el Alzheimer.

La residencia DomusVi Ca N'Amell, en Premià de Mar (Barcelona), es donde se celebra este taller dinamizado por el ex jugador del Barcelona, Jordi Gonzalvo, y al que acude una decena de participantes, la mayoría mujeres.

Cada semana reciben la visita de un invitado especial, como el caso de Carles Rexach, una leyenda del fútbol. Con el ex futbolista, comparten anécdotas de su etapa como jugador y entrenador del Barça, e interactúan con él sometiéndolo a preguntas que Rexach contesta con la naturalidad que siempre le ha caracterizado.

Los participantes en este taller tienen un grado de deterioro cognitivo de grado 0-1 que provoca que les falle la memoria reciente.

"A través del fútbol activan la memoria reciente y la antigua. Las imágenes de jugadores del pasado les ayuda a recordar cosas de su infancia, su juventud y su madurez. A veces recuerdan más a un jugador de fútbol que no a un miembro de su familia", explica Jordi Gonzalvo.

 

El origen de la idea

La planificación de estos talleres nació en Escocia, gracias a la colaboración del museo escocés de fútbol Hampden Park y la asociación Alzheimer Scotland y en España la recogió la Federación de Asociaciones de Futbolistas Veteranos (FEAFV).

La Agrupación Barça Jugadores la está llevando a cabo en diferentes residencias de ancianos de Cataluña a través de un equipo liderado por Jordi Gonzalvo en el que también participan ex futbolistas como Javi Delgado, Esther Torrecilla, Jordi López Felpeto y Xavi Guzmán junto a especialistas de cada centro.

A lo largo de dos horas, los ex futbolistas utilizan junto a profesionales de la residencia juegos, fotografías, vídeos, himnos u objetos como camisetas, botas o pelotas, de antes y de ahora, con la finalidad de recuperar los recuerdos.

Las actividades también ayudan a los participantes a aumentar su autoestima, ya que les hace sentirse protagonistas, y a socializarse ya que crean una relación con los otros residentes que participan en el taller.