Aznar pide que el PP aglutine el voto desfragmentado

Marcelo Ortega
-
Aznar pide que el PP aglutine el voto desfragmentado - Foto: Rubén Serrallé

El expresidente advirtió en la capital de los peligros de que el centroderecha se divida este domingo

José María Aznar ha vuelto a ser un activo importante para el Partido Popular en esta campaña electoral donde el voto conservador está más dividido que nunca, y a cuatro días de los comicios los populares insisten y subrayan el mensaje de advertencia de que, con el voto fragmentado, la posibilidad de un Gobierno de derechas se aleja. En ese mismo mensaje insistió el expresidente que ayer participó en un mitin en la capital. Lo hizo acompañado del alcalde y candidato a la Alcaldía de la ciudad, Manuel Serrano; la cabeza de lista al Congreso por la provincia, Carmen Navarro, y Francisco Núñez, presidente del PP castellano-manchego y candidato a la Presidencia de la Junta, quien en su intervención confesó que se afilió al PP «motivado por el liderazgo de Aznar», pero que nunca le votó, pues su primera participación en unas Generales fue en 2004, cuando ya Aznar no optó a la Presidencia.
Para el expresidente todo fueron alusiones a las luces de sus mandatos, ninguna a las sombras. Él mismo se encargó de defender la unidad de la derecha española bajo el Partido Popular como uno de sus logros, y esa unidad apeló, como ya hizo antes en esta campaña, para pedir el «voto masivo» al PP y conseguir así que los escaños de la izquierda queden por debajo: «La fragmentación es un desastre», dijo Aznar al público, que lo escuchaba en silencio; «Si vamos divididos a las Elecciones, las vamos a perder; no es el momento de las pequeñas cosas, o juntamos nuestros votos para sumar más escaños que la izquierda, o perdemos». Aznar advertía de que la llegada de otras opciones políticas al centroderecha y a  la extrema derecha es algo insólito que puede hacer que el lunes haya muchos lamentos entre los españoles que se consideran conservadores, porque la izquierda consiga los sufragios necesarios para formar gobierno: «Lo que está a la derecha de la izquierda está dividido, y lo que está en la izquierda tiende a concentrarse cada vez más».
«TODO SE FRAGMENTA». El expresidente insistió en que aglutinar el voto en torno al Partido Popular es más necesario que nunca ante el «principal problema» de España que es la secesión de Cataluña. «No diría eso si no estuviese convencido de que juntos ganamos; por favor, miren bien las consecuencias del voto pensando en el futuro de España». En este momento «el mundo tiende a la fragmentación, todo se fragmenta», dijo José María Aznar, quien comentó que pasa en otros países pero «cada uno tiene sus problemas, aquí el problema es la secesión, y no se puede resolver fragmentados».
El expresidente del Gobierno habló del conflicto independentista como el principal «motivo de preocupación» por el que decidió hacer campaña por Pablo Casado, y aseguró que pese a que Pedro Sánchez lo niegue «ha pactado dos cosas esenciales» con los partidarios del separatismo, los indultos a quienes están siendo juzgados, y «una consulta popular antidemocrática en Cataluña, un referéndum de autodeterminación».
SOBRE EL DEBATE. Aznar, que aseguró que la evolución de la economía española es el otro tema que le ha llevado a participar en la campaña electoral, habló de Cataluña también para comentar lo ocurrido en el segundo debate televisado entre los principales candidatos a la Presidencia. Criticó Aznar que «el principal problema de España, la secesión, fue el último asunto que se trató, y se despachó en cinco minutos, algo que no puedo entender».
El expresidente de los populares comentó que vio muy bien a Pablo Casado frente a un Pedro Sánchez que no dijo la verdad sobre el diálogo con Cataluña: «Dijo que nunca ha pactado con separatistas y secesionistas, hace falta tener rostro». Frente a Sánchez, Casado demostró «ideas solventes, que conoce la realidad del país y tiene propuestas razonables», con el aval de pertenecer a un partido con experiencia: «A generar empleo no nos ganan, tenemos una hoja de servicios a España intachable». Aznar ridiculizó a la vez los «efectos especiales» que Albert Rivera llevó al debate.