Máster para formar a los nazarenos del futuro

Manuel Pérez
-

Un total de 28 alumnos participan en la séptima edición de la Escuela Nazarena

Loli Llandres da a probar la garbanzada entre los jóvenes nazarenos. - Foto: Robayna

 
Desde que se pusiera en marcha en el año 2008 a iniciativa de la Asociación de Mujeres Cofrades de Cuenca, la Escuela Nazarena se ha convertido en un verdadero máster para la cantera de cofrades conquenses.
En su séptima edición, son veintiocho alumnos de entre cinco y dieciséis años los que vienen participando en las actividades que semanalmente se realizan en la sede de la Junta de Cofradías, o en aquellas visitas que, de forma puntual, se organizan a las sedes de las hermandades de la Semana Santa de Cuenca.
Lucia de la Osa y Loli Llandres, miembros de la Asociación de Mujeres Cofrades, explican a La Tribuna que las sesiones semanales se dividen en una primera parte teórica en la que los jóvenes profundizan sobre diferentes aspectos de la Semana Santa (organización, música, imaginería,...) y otra práctica en la que aprenden a realizar imágenes, andas o los enseres propios de cualquier procesión. 
Además, cada semana se arranca con la lectura de un pasaje de la Biblia y una reflexión que haga ver a los jóvenes que un cofrade lo es los 365 días del año, y no sólo durante la cuaresma o la celebración de la Semana Santa. «La Escuela Nazarena es la hermandad de las hermandades y queremos formar a personas que sepan bien qué significa esto de ser hermano», declara Loli Llandres.
 En la jornada de ayer, la penúltima de la Escuela Nazarena de este año, los más pequeños aprendieron a organizar un desfile procesional, con subasta de banzos incluida, durante la parte teórica de la clase. En la práctica, degustaron y conocieron la elaboración de los platos típicos de la Semana Santa, como son la garbanzada, el alajú, el ajoarriero o las torrijas, que elaboraron varios miembros de la Asociación de Mujeres Cofrades de Cuenca para la ocasión. 
Los jóvenes aprendieron así trucos de cocina para conseguir que los platos salgan perfectos, como el de remojar los garbanzos en agua con bicarbonato durante la noche de antes para que no queden duros, en el caso de la gargantada; o como el de echar unas gotas de agua de azahar a la masa del alajú para que quede más sabrosa. También, pudieron conocer el por qué de la prohibición de comer carne durante la cuaresma.
 
Procesión infantil. De la Osa informó de que durante estas semanas, los jóvenes han venido trabajando en la realización de las almohadillas de los pasos de Semana Santa. Un elemento con el que completan el paso de la Santa Cena realizado durante las dos primeras ediciones de la Escuela Nazarena con la colaboración del ceramista Tomás Bux y los propietarios de ebanistería Soria. 
Durante estos años, han realizado también las horquillas del paso así como los estandartes y el guión que lucen año tras año en la procesión infantil con la que se pone el broche final a la Escuela. Una procesión que, por motivos de agenda, este año no se realizará coincidiendo con la clausura el próximo sábado 7 de marzo, sino el día 21 de dicho mes. 
Según informan desde la Asociación de Mujeres Cofrades, la procesión partirá a las once de la mañana desde la calle del Peso con la participación de siete pasos en miniatura.

Más fotos:

Un grupo de jóvenes nazarenos degusta las torrijas y el ajoarriero.
Un grupo de jóvenes nazarenos degusta las torrijas y el ajoarriero. - Foto: Robayna
Javier Chaler, secretario de la Asociación de Mujeres Cofrades, procede al sorteo de banzos.
Javier Chaler, secretario de la Asociación de Mujeres Cofrades, procede al sorteo de banzos. - Foto: Robayna
Lucía de la Osa durante la explicación de la receta de las torrijas.
Lucía de la Osa durante la explicación de la receta de las torrijas. - Foto: Robayna