Los propósitos taurinos para el nuevo año

Leo Cortijo
-
Los propósitos taurinos para el nuevo año - Foto: Reyes Martí­nez

El año que acaba de comenzar viene repleto de retos, proyectos e ilusiones para los grandes protagonistas de la tauromaquia conquense, que esperan «mejorar» con respecto al año pasado

El inicio de un nuevo año trae consigo los buenos propósitos. Metas y retos que cumplir a lo largo de los próximos 365 días. Dejar de fumar, perder peso o aprender inglés son los más comunes para la mayoría de los mortales; pero además de esos, los principales actores de la Cuenca taurina se fijan otros objetivos fundamentales para 2019. Aunque muchos tiren la toalla a mitad de curso, siempre es positivo comenzar el año de la mejor forma posible y si es con un fin primordial por el que luchar a largo plazo, mucho mejor.
El empresario de la plaza de toros, Maximino Pérez, tiene claro cuál es su deseo para el próximo año: mantener su equipo de trabajo, «porque es lo mejor que tengo y ha demostrado que con ganas, ilusión y esfuerzo se consiguen todas las metas». La feria taurina de 2018 no fue baladí, y por unas razones u otras tuvo picos de enorme actividad. Ahí se encuentra otro de los deseos del máximo responsable de MaxiToro para este año, y es que el serial sanjulianero tenga el eco y la repercusión mediática que tuvo el del año pasado. «Será difícil volver a ubicar a Cuenca como una de las noticias más comentadas, generar 500 minutos de televisión y ponerla en el mapa como la pusimos», argumenta Maximino Pérez. Eso, termina, «fue fruto de muchísimo trabajo y solo fue posible gracias al enorme equipo que me respalda».

2018 no fue un año cualquiera tampoco para Aitor Darío El Gallo. Además de marcar un hito en su carrera con la alternativa en la Feria de San Julián, el ya matador de toros perdió a su abuelo, que siempre fue un pilar básico en su vida. El joven torero local se marca un propósito primordial de cara a 2019, que es «volver a hacer el paseíllo en mi ciudad y en mi feria», eso sí, «con el deseo de que la tarde sea más propicia para el lucimiento». Y es que la del doctorado le deja la espinita clavada de no haber sido una tarde redonda por el mal juego de los toros de Cebada Gago. En un segundo escalón, aunque es consciente de lo difícil que resulta conseguir dicha meta, El Gallo tiene entre ceja y ceja la confirmación de alternativa en la plaza de Las Ventas. «La temporada en Madrid es muy larga y ésta es una opción que no se puede desechar», explica el joven, que trabajará «con todas sus fuerzas» para que así sea.

Otra de las banderas de la tauromaquia conquense, Sergio Galán, es mucho más etéreo cuando argumenta su deseo principal para este año: «A 2019 le pido salud y suerte, tanto para mí como para mi cuadra de caballos», y es que «el trabajo lo pondremos nosotros y gracias a esa mezcla de factores llegarán los resultados». Ahora bien, profundizando en temas más concretos, el jinete taranconero destaca que le «encantaría» quitarse la espinita de Dax, una feria francesa en la que debutó el año pasado «y en la que las cosas no salieron como me hubiera gustado». Asimismo, Galán no quiere olvidarse de su bastión y, «puestos  a pedir deseos», espera como agua de mayo un «triunfo redondo» en Madrid que le granjee la novena puerta grande en Las Ventas.  

Los más jóvenes derrochan ilusión y ganas en sus propósitos de año nuevo. Marcos Pérez le pide a 2019 «lo que cualquier otro novillero del escalafón», y eso es «cortar orejas en plazas de primera y para ello hay que torear en ellas...». De esta forma, añade, espera una «evolución constante y con cordura» para que su nombre suene con fuerza a lo largo de esta temporada.
De la misma forma, y tras debutar con picadores en 2018, Borja Collado quiere mantener a su lado a los suyos, «tanto personal como profesionalmente», porque ellos son los que le dan «tranquilidad, seguridad e ilusión» en cada una de las tardes en las que torea. Asimismo, a 2019 le pide que «todo lo que se trabaja fuera de la plaza y las horas de entreno, se vean reflejadas con buenos resultados y triunfos».