scorecardresearch

Impulsoras del medio rural

Jonatan López
-

El Gobierno regional escenifica en Belmonte su apoyo decidido a la mujer rural en un acto emotivo que premió a seis representantes de las cinco provincias y contó con la presencia de autoridades, fuerzas de seguridad y colectivos femeninos

Foto de familia de las galardonadas en el Día Internacional de las Mujeres Rurales - Foto: Reyes Martínez

Paloma García Villena, farmacéutica de Carcelén (Albacete); María Rocío Amores, taxista de Caracuel de Calatrava (Ciudad Real); Irene y Rebeca Gómez, panaderas y confiteras de Sigüenza (Guadalajara); Ángela Fernández, impulsora de la escuela de hostelería de Tembleque (Toledo); y Rosalía Molina, enóloga y gerente de la bodega de Landete (Cuenca) fueron las seis mujeres protagonistas del acto institucional para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres Rurales, que organizó la Consejería de Igualdad de Castilla-La Mancha este viernes en Belmonte.

El reconocimiento podría hacerse extensivo a todas aquellas mujeres que se esfuerzan a diario para sacar adelante a sus familias y ganarse la vida. Ellas se han convertido en uno de los motores principales de la región para revalorizar el medio rural y frenar la despoblación. Un «motor de cambio», con «mucha fuerza», «capacidad» e «inteligencia», del que sentirse orgullosos en una región eminentemente rural. 

El Cine-Teatro Fray Luis de León de Belmonte fue el lugar escogido este año para celebrar el Día Internacional de las Mujeres Rurales y homenajear así a las representantes de cada una de las provincias de Castilla-La Mancha. Una gran cantidad de autoridades políticas, militares, fuerzas de seguridad del Estado y representantes de asociaciones de mujeres escenificaron ese apoyo decidido a la mujer rural.

Impulsoras del medio ruralImpulsoras del medio rural - Foto: Reyes Martinez'La raíz de nuestra tierra'. Blanca Fernández, consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, recordó que el eslogan escogido para esta ocasión –La raíz de nuestra tierra– muestra a las claras que, «durante mucho tiempo, nuestras madres y abuelas se encargaban de ser la columna vertebral del estado de bienestar, que ahora se sustenta a base de políticas y del esfuerzo de personas y muchas mujeres». Es por ello que abogó por valorar «lo que han hecho ellas», pues «han sido imprescindibles».

Asimismo, Fernández recalcó la necesidad de seguir luchando para «romper barreras» de desigualdad que sufren las mujeres del medio rural y aseguró que el objetivo en Castilla-La Mancha «es evitar que los pueblos se sigan desangrando». 

En ese sentido, recordó la consejera que cuatro de cada 10 mujeres de Castilla-La Mancha «sigue viviendo en un pueblo de menos de 10.000 habitantes» y, por esta razón, señaló que es esencial revertir la masculinización de los pueblos, puesto que «como Gobierno tenemos que ser inteligentes y saber que las mujeres son imprescindibles para que nuestros pueblos tengan futuro». Asimismo, se refirió a las premiadas como «el ejemplo de miles de mujeres de nuestra tierra, que con uñas y dientes se mantienen en el territorio». 

Por último, la titular del área de Igualdad subrayó la necesidad de apoyar los proyectos empresariales y de emprendimiento de las mujeres y a las pequeñas autónomas, en especial las del medio rural, «porque tienen más dificultades y porque, si somos egoístas, tenemos que apostar por ellas para que nuestros pueblos puedan sobrevivir». En este punto, mencionó los 16 millones dedicados al Plan Corresponsables para facilitar la conciliación familiar, que permitirá que ocho de cada 10 euros «vayan a parar a los pueblos de Castilla-La Mancha». En las próximas semanas, avanzó, se destinarán seis millones de euros «a un reforzamiento de la empleabilidad de las mujeres del medio rural». 

Lourdes López Porras, alcaldesa de Belmonte, afirmó que la localidad «siempre es una gran elección, pero especialmente para conmemorar el día de las mujeres rurales» y recordó que la jornada es «para celebrar, pero también para reflexionar y reivindicar. Sobre todo, de lo que hemos aprendido de nuestras madres, abuelas, maestras y amigas, a seguir luchando y no rendirnos. Se lo debemos a ellas y a las generaciones futuras. Tenemos la obligación de dejarles un mundo mejor».

Por su parte, Álvaro Martínez Chana, presidente de la Diputación de Cuenca, felicitó a las mujeres galardonadas y subrayó la necesidad de reivindicar la figura de la mujer rural, «fundamental para la subsistencia de nuestros pueblos» y «para ganar la guerra a la despoblación». 

No obstante, subrayó que el día de celebración también lo es de reflexión, pues «a lo lejos hay nubarrones. Hay personas y organizaciones que lanzan mensajes y propuestas que van en la dirección contraria, en la que la mujer vuelve a estar en un segundo plano y pierde derechos. Esos derechos por los que tanto hemos luchado. No vamos a consentir que eso pase», manifestó. 

Para finalizar, el dúo musical conquense Her Itage, formado por Marta Aparicio y Elena Martínez, despidió el sentido homenaje a la mujer rural interpretando No me importa nada de Luz Casal.