LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Cacapedoculopis

Las dos noticias del día: que Torra se tira pedos en los Tribunales y que los condenados por el ERE son inocentes porque no se han llevado dinero en los bolsillos. El mundo es un vodevil, y España el centro, y si no que se lo digan a los americanos y a los chinos que siguen haciendo el mapamundi con España en el centro, cuando podían ponerse ellos. Si los americanos hicieran el mapa poniendo a los EE.UU. en el centro, España estaría en China, y si fueran los chinos España estaría en EE.UU. Esto es una chorrada, pues sí, pero como puedo escribir lo que quiera y me dejan en el periódico, me dedico a decir chorradas como las dos que inician este artículo.
El pedorro de Torra, en un discurso parecido al que hizo cuando dijo que los españoles éramos unas bestias, ha anunciado al Tribunal que le va a juzgar por desobediencia al no retirar el lacito famoso del balcón de la Generalitat en plenas elecciones, que se va a tirar pedos en el juicio. El anuncio me lleva a la siguiente conclusión: ¿Es que durante el resto del tiempo no se tira pedos? ¿Los va a reservar todos para ese crucial momento? ¿Pretende acabar con el Tribunal como si convirtiera la sede en una cámara de gas? Deberíamos alegrarnos de tener unos políticos tan simpáticos. No ha dicho que iba a tirar cocteles molotov, ni ningún arma de destrucción masiva, solo pedos. Y seguro que confía en el hedor para salvarse de una condena penal. Y es que hay gente que en vez de usar al abogado de oficio, usa su culo para defenderse. Las mofetas lo hacen también. ¿Será Torra una mofeta? Desde luego se le parece bastante, con perdón para las mofetas.
El otro asunto que nos trae es el de la inocencia de los condenados en la sentencia del ERE, es decir, los expedientes de regulación de empleo, que en vez de pagar las indemnizaciones a los parados en las distintas crisis, -ellos siempre están en crisis-, han robado casi 800 millones de euros de esa partida de los presupuestos para repartirlos entre sus íntimos, uno de los cuales confesó que se lo gastó en puticlubs y en cocaína. No está mal. Según sus defensores, no se han llevado el dinero en sus bolsillos, y por tal circunstancia son mejores que los que han robado 40 millones en la Gürtel. Desde luego que sí, son más ladrones, si se puede medir el latrocinio en virtud de la cantidad que cargas en la talega o si la cargas en la talega de otros. Aquí te perdono, no te lo has llevado tú, puesto que ungido de tu maravillosa generosidad lo has repartido entre tus amiguetes. ¡Qué esplendidez! Qué lástima no haber estado por allí a ver si les caía algo. El maná del cielo solo que esta vez sale de nuestros impuestos y se lo quita a los más desprotegidos. Tiene guasa la cosa. Es como los chistes del infierno al que todo el mundo quiere ir porque en el cielo se aburre uno mucho. No sé que será mejor el pedorro o la cagada.