LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Las tapaderas feminazis

Las feministas se equivocan en muchas ocasiones. En otras tienen toda la razón. La lucha contra los abusos de los maltratadores no debe cejar, porque un maltratador merece cárcel. Pero es que muchas veces el feminismo confunde las reivindicaciones lícitas y legitimas con el odio a los hombres. Este es el caso de Infancia Libre y supongo que habrá más asociaciones con el mismo espíritu. Hay que convencer al feminismo que hay muchos hombres normales, y que todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Es la ley del Código Penal y es uno de los principios de los derechos humanos. Sin embargo aprovechando el tirón del feminismo y de las maltratadas de verdad, hay una corriente de mujeres que unas veces por sacar más dinero en  los divorcios y en las separaciones, y otras veces por odio puro y duro, utilizan los resortes que tiene la ley actual para maltratar a los hombres, y lo peor, para maltratar a los hijos de esos hombres. Carecen de escrúpulos, solo piensan en el odio, y su único objetivo es hacérselo pasar mal a ellos y de paso a sus hijos. Aquí tenemos otro ejemplo de Asociación feminazi, Infancia Libre, que está siendo estudiada por los jueces como organización criminal. Y además en mi opinión muy criminal, porque muchas veces se tacha de organización criminal a gente que se ha puesto de acuerdo para estafar o para prevaricar, pero no habíamos caído en que hay otro tipo de organización criminal. Este es el caso. Cuatro mujeres pertenecientes a la Asociación Infancia Libre, y que seguramente cobren subvenciones por ser Asociación, -ya veremos si se descubren más casos-, utilizan el mismo patrón. Primero imagino que chantajean a sus parejas, luego, con el miedo logran que se vayan de casa, posteriormente no les dejan ver a sus hijos, y para garantizar que no los vean, ponen una denuncia casi de ciclostil en los juzgados de familia denunciando que el padre realiza abusos sexuales contra sus hijos, así consiguen que los jueces por prudencia de momento dicten medidas de alejamiento del padre, y ganan los primeros dos años, hasta que el padre es absuelto, -y no en todos los casos, porque en muchos los jueces se creen las palabras de ella sin titubeos-, y luego siguen criando a sus hijos al margen del progenitor. Así consiguen la satisfacción de su odio y de su venganza. Nada que ver con el feminismo, y sí con el feminazismo. Estaremos de acuerdo ahora que se están descubriendo tantos casos del uso de la ley de violencia de género para objetivos que nada tienen que ver con la defensa de la mujer, que esto es un desastre. Solo quieren que desaparezcan los hombres de la faz de la tierra, piensan que no son necesarios, y si pudieran elegir el sexo del bebe nunca elegirían varón. Pero al hacer viral muchos padres han perdido el miedo, y por supuesto, siendo una organización para cometer crímenes se ha descubierto. Por fin luz.


Las más vistas