Ciudad Real elogia los actos y la memoria de Manuel Marín

Nieves Sánchez
-

La ciudad recuerda la figura y la trayectoria del político fallecido hace dos años con la inauguración oficial de un parque que lleva su nombre

Ciudad Real elogia los actos y la memoria de Manuel Marín - Foto: Rueda Villaverde

Si hay algo que Manolo se merecía y de lo que estaría orgulloso es de tender un parque lleno de niños, amaba la naturaleza y era muy chiquero». La viuda de Manuel Marín, Carmenchu Ortiz, vivió emocionada de principio a fin junto a sus dos hijas, Paloma y Alejandra, el acto de homenaje a su marido, al político «de la concordia y el talante», al hombre «equilibrado y sensato» del que aprendió que en la vida la calma es necesaria y a escuchar al adversario, «porque cada persona tiene su verdad y todas son verdaderas». No pudo contener las lágrimas, pese a que se lo había propuesto y su intervención, sus palabras de homenaje «a la persona, al padre, al amigo de sus amigos» culminó en un abrazo espontáneo con sus dos hijas.
La sala de exposiciones de la Casa Consistorial de Ciudad Real se quedó pequeña para acoger a familiares, amigos, entre ellos José María Barreda y Clementina Díaz de Baldeón, y representantes institucionales a nivel local, provincial, regional, nacional y europeo, así como el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández, que acudieron al homenaje que Ciudad Real, su ciudad natal, rindió a un manchego «que llevó su nombre siempre a gala, que presumió como nadie de sus raíces y de su tierra». Un faceta que todos los presentes resaltaron en sus intervenciones.

Fue un sentido elogio a uno de los más destacados personajes de la política española y europea de los últimos 40 años en el segundo aniversario de su muerte, un reconocimiento que empezó con la retransmisión de un vídeo con imágenes de su trayectoria política y culminó con el descubrimiento de una placa con su nombre en un parque de reciente creación, que forma parte de los proyectos del Plan de Modernización de Ciudad Real 2025.
Un parque infantil, un lugar que según destacó también el ministro de Agricultura en funciones, Luis Plana, «es lo que Manolo merecía». El máximo representante del Gobierno español en el acto confesó entre sollozos, que no pudo reprimir y por los que en alguna ocasión tuvo que detener su discurso, que había acudido a Ciudad Real por su amistad con Marín, del que le impresionaban tres cualidades: la sinceridad, su radical honestidad y el compromiso, primero con su familia y amigos y luego con sus ideas políticas.
Ciudad Real elogia los actos y la memoria de Manuel MarínCiudad Real elogia los actos y la memoria de Manuel Marín - Foto: Rueda VillaverdeLa alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, fue la encargada de dar la bienvenida a los asistentes y de agradecer su presencia para hacer del acto una emotivo conmemoración «de un hombre justo que representó la concordia en la vida social y política en una época en la que se necesitaba la voluntad de unir para poder construir». Zamora leyó unas palabras que le hizo llegar el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, en las que destacaba la figura de un político «ejemplar, honesto, trabajador incansable y riguroso que volcó su inteligencia al servicio de la gente, y que se hizo entender con claridad».

«Presumía de sus raíces manchegas y sacaba lo mejor de ellas, entendía lo grande porque entendía lo pequeño», indicó en su intervención el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que celebró la aportación del político socialista al peso estratégico de España en Europa y el mundo, «gestó el objetivo de entrar en Europa, protagonizó esa entrada y la gestionó con sabiduría». Por su parte, el presidente de la Diputación Provincial, José Manuel Caballero, resaltó de Marín su capacidad para perseguir un ideal: «Hacer del mundo un sitio mejor».
Su nombre en Europa. En los distintos discursos se realzaron los muchos cargos y logros de Manuel Marín a lo largo de su trayectoria, como su trabajo clave en varias instituciones europeas. En este sentido, el director de la Comisión Europea en España, Jochen Müller, subrayó que Manuel Marín dejó un «recuerdo imborrable» en Bruselas y recordó que hoy, sin su trabajo, no habría más de diez millones de estudiantes Erasmus y no hubieran nacido más de un millón de bebes Erasmus de parejas que se conocieron durante ese intercambio.
Una vez terminado el acto, los asistentes se trasladaron hasta el parque que desde ayer tiene una placa con el nombre de Manuel Marín, en el centro de su querida Ciudad Real y en su memoria.