Pierde el miedo al dentista

SPC
-

El 25 por ciento de los castellanomanchegos siente respeto a la hora de ir a la consulta por la COVID-19. El temor a los protocolos de limpieza y la cercanía entre el doctor y el paciente son las principales razones

Pierde el miedo al dentista

Aunque para muchos el miedo al dentista no es más que una suerte de mito, para otros este temor no solo sigue muy presente, sino que se ha visto acrecentado con la llegada de la pandemia. De ahí que, un 25 por ciento de los habitantes de Castilla-La Mancha declare no haber acudido al dentista tras el confinamiento por miedo a un posible contagio de COVID-19, mientras que a nivel nacional la media se sitúa en un 23 por ciento. Este es uno de los datos extraídos de una encuesta realizada a nivel nacional por Vitaldent para su campaña Pierde el Miedo con el objetivo de averiguar las razones por las que la población teme acudir a la consulta dental y combatirlas para que los españoles cuiden su salud bucodental con tranquilidad.

En este sentido, entre los castellanomanchegos que no acuden al dentista por temor a un posible contagio, el estudio revela que las principales razones son la desconfianza en los protocolos de limpieza y desinfección (52 por ciento) y la cercanía doctor-paciente durante los tratamientos (52 por ciento). En cuanto a la parte de la visita que más inquietud les producía destacan los tratamientos realizados en el gabinete del dentista (52 por ciento), seguidos de la sala de espera (32).

Cabe destacar que entre los encuestados, una muestra de 3.010 individuos de 18 a 70 años, que aseguran haber acudido al dentista tras el confinamiento (21 por ciento), el 30 declara haber tenido miedo por riesgo de contagio durante la visita por no sentirse suficientemente protegido, principalmente por el tratamiento en el gabinete o consulta del dentista (62,5 por ciento). En este caso, de nuevo destacan la desconfianza en los protocolos de limpieza y desinfección (87,5 por ciento) y la cercanía doctor-paciente durante los tratamientos (50 por ciento) como principales causas, seguidas de la falta de EPIS (25 por ciento).

En este sentido, Gustavo Camañas, coordinador de Odontología General de Vitaldent, transmite un mensaje de tranquilidad a la población: «Desde Vitaldent somos conscientes de la importancia que, ahora más que nunca, tiene garantizar la máxima seguridad y protección de pacientes y equipos de clínica. Por eso, si los protocolos de seguridad e higiene con los que siempre hemos trabajado ya eran exigentes antes de esta pandemia para garantizar la seguridad ante otro tipo de enfermedades infecciosas, la COVID-19 ha hecho que los reforcemos aún más».

Añade este profesional que «en una época en la que cuidar de nuestra salud es más importante que nunca, debemos recordar que acudir a la consulta dental en un aspecto clave a la hora de prevenir enfermedades bucales que pueden llegar a derivar en otras más graves. Y es que, numerosos expertos señalan que existe una estrecha vinculación entre salud bucodental y general.

 

Dolor... y la factura

No solo el miedo al contagio hace que los ciudadanos acudan a las consultas de estos profesionales menos de los que se debe. El dolor y el pago de las facturas son los otros temores.

De hecho, el 26 por ciento de los castellanomanchegos encuestados aseguran tener miedo a ir al dentista, principalmente por el dolor que les produce (85 por ciento), teniendo también pánico a las facturas económicas (76 por ciento), las agujas (67 por ciento), la incomodidad (67 por ciento), las infecciones (62) y la anestesia (6 por ciento). En cuanto a los tratamientos más temidos entre los ciudadanos de Castilla-La Mancha destaca la implantología y las prótesis dentales, seguidas de las endodoncias. Y, en menor medida, también temen las limpiezas bucales, la ortodoncia y la periodoncia.

Por otro lado, el 29 por ciento asegura sentir nerviosismo o inquietud cuando acuden a una cita. El doctor Camañas indica que «en Vitaldent somos conscientes de que este miedo puede provocar nerviosismo, ansiedad e incluso ser la causa de que se retrase o cancele la cita, descuidando la salud bucodental. Por eso, en nuestras clínicas además de contar con las mejores instalaciones y equipamientos, tenemos excelentes equipos asistenciales dedicados a inspirar confianza en los pacientes».