Suplementos sin ciencia

Pilar González Moreno (EFE)
-

La primera revisión global de medicinas complementarias para la pérdida de peso sugiere que su uso no puede recomendarse en base a la evidencia que se ha desarrollado hasta el momento

Suplementos sin ciencia

A las puertas del verano, cada año pasa lo mismo. Que si la dieta de mi cuñada, que si estas infusiones del herbolario, que si estos conocidos batidos, que si las pastillas que anuncia Fulanita... Para perder peso hay que basarse en una alimentación equilibrada y crear un déficit calórico. Lo que toda la vida se ha explicado como gastar más de lo que comes, por eso el ejercicio físico ha de ser el gran aliado para perder peso y no los suplementos dietéticos que, además, no funcionan.

Y así lo ha puesto de manifiesto la primera revisión global de las medicinas complementarias (hierbas y suplementos dietéticos) para la pérdida de peso en 16 años, combinando 121 ensayos aleatorios controlados con placebo que incluyen a casi 10.000 adultos, y que sugiere que su uso no puede justificarse en base a la evidencia actual.

Los resultados de dos estudios, que se han presentado esta misma semana en el Congreso Europeo sobre Obesidad (ECO), sugieren que, aunque algunos suplementos herbarios y dietéticos muestran una pérdida de peso estadísticamente mayor que la del placebo, no es suficiente para beneficiar la salud, y los autores piden que se investigue más su seguridad a largo plazo.

«Los suplementos dietéticos y a base de hierbas que se venden sin receta médica para perder peso son cada vez más populares, pero a diferencia de los medicamentos, no se exigen pruebas clínicas de su seguridad y eficacia antes de que salgan al mercado», afirma la autora principal, Erica Bessell, de la Universidad de Sidney (Australia).

«Nuestra rigurosa evaluación de las mejores pruebas disponibles concluye que no hay pruebas suficientes para recomendar estos suplementos para la pérdida de peso. Aunque la mayoría parecen seguros para el consumo a corto plazo, no van a proporcionar una pérdida de peso que sea clínicamente significativa», ahonda.

Los autores informan sobre los suplementos de hierbas, que contienen una planta entera o combinaciones de plantas como ingrediente activo, y los suplementos dietéticos que contienen compuestos aislados de origen natural de plantas y productos animales, como fibras, grasas, proteínas y antioxidantes y que pueden adquirirse en forma de pastillas, polvos y líquidos.

Para aportar más pruebas, hicieron una revisión sistemática de todos los ensayos aleatorios que comparaban el efecto de los suplementos herbales con el placebo en la pérdida de peso hasta agosto de 2018. Se analizaron los datos de 54 estudios con 4.331 adultos sanos con sobrepeso u obesidad de 16 años o más. La pérdida de peso de al menos 2,5 kg se consideró clínicamente significativa.

 

Del té verde al quitosano

Los suplementos herbales incluidos en el análisis fueron: té verde; Garcinia cambogia y mangostán (frutas tropicales); frijol blanco; efedra (un estimulante que aumenta el metabolismo); mango africano; yerba mate (té de hierbas hecho de las hojas y ramitas de la planta Ilex paraguariensis); uva veld (comúnmente utilizada en la medicina tradicional de la India); raíz de regaliz; y cardo globo de la India oriental (utilizado en la medicina ayurvédica).

El análisis descubrió que solo un agente único, la judía blanca, dio lugar a una pérdida de peso estadísticamente, pero no clínicamente, mayor que la del placebo  (-1,61kg). Además, algunos preparados combinados que contenían mango africano, uva de veld, cardo de las Indias Orientales y mangostán mostraron resultados prometedores, pero se investigaron en tres o menos ensayos, a menudo con una metodología de investigación o informes deficientes, y los resultados deben interpretarse con precaución, dicen los investigadores.