El reto de encontrar un casa que poder pagar

Redacción
-

Para la adquisición de una vivienda en la región se requiere, de media, contar con más de 47.000 euros ahorrados. El 40% de los castellano-manchegos no encuentra hoy una casa acorde a su presupuesto

La compraventa de viviendas sube el 21% en julio en Castilla-La Mancha. - Foto: Luis López Araico


El 40 por ciento de los castellano-manchegos que buscan casa no encuentra una vivienda que pueda pagar. ¿El principal motivo? Los más de 47.800 euros que, de media, se requieren tener ahorrados antes para adquirir una vivienda.   Una falta de liquidez que afecta especialmente a aquellos que viven de alquiler y  que también apuntan los que, no estando en búsqueda activa de un  nuevo hogar, sí que les gustaría mudarse (en torno a un 46 por ciento del total).
Así se desprende del Estudio ‘La demanda de vivienda en España. 2019 ¿el año de la estabilización del sector?’,  elaborado por el portal inmobiliario Casaktua. Un informe donde también se advierte ya de otro dato a tener en cuenta: El 85 por ciento cree que el coste del alquiler y de la compra seguirá incrementándose en los próximos años. Tanto es así, que el 83 por ciento de los castellano-manchegos opina que el escenario actual es muy similar al  de antes de 2008. O lo que es lo mismo, que «estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria».
Una sensación que motiva que  el precio de la vivienda siga siendo el factor determinante a la hora de comprar o no. Según el citado estudio de Casaktua, « el 68 por ciento reconoce que es lo que más influye en el proceso de decisión, seguido de la situación laboral».
Con todo, los castellano-manchegos siguen prefiriendo la propiedad. Si el 21 por ciento quiere cambiarse casa en breve, el 17 por lo ciento busca la compra, frente un 4 por ciento que opta por el alquiler.
Es más, el 20 por ciento de los adultos de la región que viven de alquiler, reconoce que en realidad preferiría comprar, pero que no lo hacen porque «sus circunstancias económicas  no se lo permiten». Según este estudio, «el 55 por ciento opina que vivir en alquiler es tirar el dinero y que una vivienda en propiedad es la mejor herencia que se puede dejar a los hijos (57 por ciento)», mientras que el  45 por ciento considera que «es el mejor plan de pensiones».
Una afirmación que se refuerza en el hecho de que, a día de hoy, el alquiler medio en la región esté en los 386 euros al mes, prácticamente lo mismo que la cuota media de una hipoteca (442). Mientras que en el ámbito nacional los alquileres rondan ya los 530 euros, frente los 505 de las hipotecas. Es decir, que vivir de alquiler es un 6% más caro al mes que hacerlo en propiedad. Un desfase que, según Casaktua, «previsiblemente aumentará». Y es que, «según reconoce el 8 por ciento de los inquilinos, su casero les subirá en breve una media de 75 euros al mes».
Un deseo de propiedad que, en la inmensa mayoría de los casos, se alcanza mediante hipoteca bancaria. En el caso concreto de Castilla-La Mancha, en torno al 64 por ciento de las viviendas de adquieren mediante préstamo hipotecaria, aunque hay algunos que logran salvarse de este paso, fundamentalmente por la venta de otra vivienda (14 por ciento).
 En cuanto a la adquisición de vivienda como inversión, el 31 por ciento de los encuestados por Casaktua apunta que «la mejor opción de invertir en vivienda es adquirir un inmueble para alquilarlo a largo plazo», frente al 17 por ciento que opta por comprar, reformar y vender y el 17 por ciento que apunta al alquiler vacacional.
En este sentido, tampoco se ve con malos ojos las opciones de invertir en garajes (55 por ciento), locales comerciales (38 por ciento) o  terrenos (25 por ciento).
El comprador de vivienda medio es un hombre de entre 35 y 44 años, con pareja y dos hijos como máximo, y unos ingresos netos familiares de más de 1.800 euros al mes.



Las más vistas