scorecardresearch

La rápida actuación de un guardia civil de paisano salvó la vida de los dos menores de Minglanilla

latribunadecuenca.es
-

El agente se introdujo en el edificio en llamas en dos ocasiones para rescatar a los niños

Domicilio afactado por las llamas que se iniciaron en el sofá. - Foto: guardia civil

Un agente de la Guardia Civil que estaba fuera de servicio, arriesgó su vida el pasado martes para salvar la vida de los habitantes de una vivienda de Minglanilla que sufrió un incendio. El guardia civil extrajo del domicilio, donde se había incendiado un sofá, a una mujer y a dos de sus hijos. El hecho se produjo en torno a las cinco de la tarde cuando, por casualidad, el componente del Puesto de Campillo de Altobuey se percató que en el número uno de la calle Peñas salían llamas. 
Según informaron fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil en Cuenca en un comunicado, el agente se encontraba disfrutando de su tiempo libre en la localidad. En ese instante se percató que la mujer pedía auxilio al haberse producido un incendio en su vivienda, en la que además se encontraban sus dos hijos, menores de edad. Sin mayor dilación, el agente accedió al interior de la vivienda y, a pesar del intenso y sofocante humo, logró localizar el sofá y tapado con una manta a uno los menores.
 
acto heroico. La rápida actuación fue determinante para salvar la vida del pequeño de 10 años, al que cogió en sus brazos y evacuó a la calle para que los vecinos apagaran sus ropas y cuidasen de él.  
Nuevamente se introdujo en el interior del inmueble en llamas, donde localizó al otro menor, al que igualmente sacó del fuego. Tras salvar la vida de los niños, el guardia civil colaboró junto con los vecinos en las tareas para sofocar el incendio.
Pocos minutos después se personaron en el lugar una dotación de  bomberos de la localidad de Motilla del Palancar, así como una UVI móvil que fue la encargada de trasladar a los heridos (uno de los menores y su madre) hasta la Unidad de Quemados Intensivos del Hospital La Fe de Valencia, al haber sufrido ambos quemaduras de diversa consideración.
El menor se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos y su madre está ya en planta.
Por su parte, el agente que intervino en el auxilio tuvo que ser atendido en el centro médico de la localidad de Minglanilla por una fuerte inhalación de humo que le causaba ciertos problemas respiratorios, además de haber sufrido quemaduras de diversa consideración en sus manos.
 La Guardia Civil de Minglanilla investiga las causas del incendio, que en principio se inició al prenderse un sofá cercano a una estufa de leña.