Gracias al gol

SPC
-
Gracias al gol - Foto: JUAN MEDINA

El Madrid cierra 2018 en el Bernabéu con un fútbol paupérrimo ante el Rayo, donde brilla Courtois, Benzema da fogonazos e Isco preocupa

El Real Madrid cerró 2018 ante los silbidos de su afición el pasado sábado  con un triunfo por la mínima ante el Rayo Vallecano gracias a un tanto decisivo de Benzema, con toque de atención de la grada a Marco Asensio, con un fútbol plano en el que fue salvador Thibaut Courtois e Isco ni salió a calentar.

Benzema
En su voluntad de asumir el liderazgo que dejó con su marcha Cristiano, el francés volvió a dar la cara. No estaba Bale y debía responder. Lo hizo con acierto en una acción decisiva, encontrando el espacio entre una defensa poblada para lanzar el desmarque que vio Lucas Vázquez, antes de definir con calidad y potencia.

Asensio
Perdonó dos ocasiones, en sendos mano a mano ante Dimitrievski, que habrían cambiado el rumbo del partido, pero la afición madridista no le silbó por el error, lo hizo por la falta de atrevimiento a encarar al rival en una acción de uno contra uno en banda.

Fútbol plano
El Real Madrid ha perdido su pasión por el vértigo, la velocidad en su fútbol, el movimiento. Ofrece a sus seguidores un juego plano, sin la ambición de ir por una goleada tras marcar el primero ante el equipo que más tantos recibe en el campeonato. Sin ideas y dependiendo del acierto individual de alguno de sus jugadores. Irregular y con síntomas que desesperan a sus aficionados.

Courtois
Ha sellado su portería en la competición doméstica Thibaut Courtois, que acabó siendo salvador de nuevo en los últimos compases del encuentro cuando el Rayo Vallecano tuvo dos ocasiones para empatar. Ha logrado lo que tanto cuesta a un portero del Real Madrid, estar acertado en el momento justo de un partido en el que no tiene trabajo. Máxima concentración y seguridad de un guardameta que encuentra la regularidad en Liga, con tres jornadas sin encajar un gol.

Isco
Ni Solari ayuda ni Isco pone de su parte. El malagueño no jugó y tampoco estuvo presente en el entrenamiento voluntario que completaron los jugadores suplentes al final del encuentro. El Real Madrid necesita su magia.