Bisiestos: Uno sí y tres no

Leo Cortijo
-

Celebran su cumpleaños cada cuatro, por lo que el 29 de febrero no es un día cualquiera para ellos, es «muy especial». 'La Tribuna' recoge las vivencias de tres de los 30.000 bisiestos que hay en España

José Olivares

No es un día cualquiera; es un día especial. Al menos, es algo que solo sucede cada cuatro años. Como los mundiales de fútbol y los juegos olímpicos. Este es año bisiesto y eso significa que en lugar de 365, tiene 366 días. Y todo para acompasar la traslación de la tierra alrededor del sol al calendario. Los hay que creen que precisamente esa peculiaridad los convierten en años de buenas noticias. Otros, incluido el refranero, piensan todo lo contrario, que Año bisiesto, año siniestro. De hecho, varias catástrofes históricas sucedieron en homólogos de este 2020, como el hundimiento del Titanic, el estallido de la Guerra Civil o los asesinatos de Mahatma Gandhi, Martin Luther King o John Lennon.

Pero tirando de refranes y expresiones del acervo popular, no seamos pájaros de mal agüero. Todo lo contrario. Hay que tomárselo como se lo toman nuestros tres protagonistas: José, Agrimiro y Gabriel Miguel. Por encima de todo, siempre, con una sonrisa en la cara. No todo el mundo puede decir que cumple años uno sí y tres no. Por eso ellos cuentan 13, 15 y 17 primaveras, respectivamente.

¿Ser bisiesto puede afectar a la vida cotidiana? José, por ejemplo, dice que no, que «nunca» ha tenido ningún problema, a excepción de «alguna vez» en la que la fecha «no ha salido en algún tipo de trámite». Un mero chascarrillo. Agrimiro, sin embargo, destaca que actualmente tampoco, pero «hasta hace no muchos años el sistema informático no recogía el día 29 de febrero obligándome a optar por el 28 o el 1 de marzo para cumplimentar cuestionarios». Gabriel Miguel, por su parte, señala que tampoco le ha originado trastornos, más allá de alguna «carcajada» que otra en varias entrevistas de trabajo cuando los empleadores le preguntaban por los años que tenía y él respondía, jocosamente, con su edad bisiesta.

Agrimiro SaizAgrimiro Saiz

Otro capítulo importante es el de las anécdotas o curiosidades que han vivido a lo largo de su vida debido a la azarosa fecha de su nacimiento. «No sé si simpático o no, porque en aquel momento no me reía», argumenta José, «pero en un viaje a Nueva York me detuvieron y estuve en la aduana retenido durante unas horas porque la fecha de nacimiento no les cuadraba y ellos no la tenían reflejada». Esta anécdota ahora sirve para «reírnos con los amigos y la familia», comenta, pero en aquellos entonces... 

Adiós al refrán. El ya mencionado Año bisiesto, año siniestro les trae de cabeza. No les gusta. Agrimiro, por ejemplo, se muestra tajante al respecto: «No solo es una tontería, sino que esa rima facilona está totalmente infundada», y es que «el índice de probabilidades de que ocurra algo negativo o positivo es uno a cuatro, es matemática pura». Y para comprobarlo no hay más que tirar de hemeroteca y recordar el sinfín de catástrofes que tuvieron lugar en años ‘normales’. Es más, tirando de refranero, Agrimiro apunta que Año bisiesto y año de pares, año de azares. Ahí queda.

José, Agrimiro y Gabriel Miguel tienen algo por lo que sacar pecho, y es que junto a ellos hay una legión. Algo más de 30.000 españoles celebran su cumpleaños este sábado. Entre ellos, nada más y nada menos que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Y éste no es el único. Saltando la distancia física y temporal, también fueron bisiestos el poeta inglés John Byron, el compositor italiano Gioacchino Rossini y el cineasta estadounidense William A. Wellman. A esos 30.000, especialmente a  José, Agrimiro y Gabriel Miguel, muchas felicidades en su día. Disfrútenlo, porque hasta dentro de cuatro años no vuelve a repetirse la sensación... 

Gabriel Miguel HernándezGabriel Miguel Hernández