El Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derroche

EFE
-

El nuevo Ejecutivo denuncia que el expresidente tenía "una vida de lujo" a costa del pueblo en la sede que construyó y que sustituyó al viejo Palacio Quemado de La Paz

El Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derroche - Foto: STR

El Gobierno de transición de Bolivia quitó este jueves el velo a la suite presidencial que ocupó Evo Morales en la Casa Grande del Pueblo, un gran edificio que convirtió en sede de Gobierno en La Paz, para mostrarla a los medios y denunciar un supuesto "derroche de recursos y una vida de "lujo".
"Parece una habitación de un jeque árabe, el derroche de dinero que se ha hecho para la construcción de este palacio realmente es un insulto para todos los bolivianos", dijo a los medios la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga.
 

Un gasto innecesario

La suite de Evo Morales estaba en uno de los pisos de la gran edificación de 29 plantas que estrenó en agosto de 2018 y que reemplazó al viejo Palacio Quemado de La Paz, un edificio histórico justo a sus espaldas.
El Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derrocheEl Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derroche - Foto: STR"Para un lugar de descanso creo que no necesitas esto", recalcó Lizárraga, antes de iniciar la visita.
Lo primero que se vio al ingresar fue una sala de reuniones y un comedor en un ambiente amplio con "muebles diseñados" donde supuestamente había un servicio de comida y "especialmente bebidas", dijo la ministra.
Ese espacio tenía algunas vitrinas de madera y cristal que estaban vacías de donde, según relató, se sacaron varios objetos valiosos que eran obsequios al Estado boliviano, aunque no precisó cuáles.
El Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derrocheEl Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derroche - Foto: STR 

La ministra advierte de que sacaron documentos

Lizárraga detalló que en la madrugada de este jueves un grupo de exfuncionarios llegó en vehículos e ingresó a las dependencias de la Casa Grande del Pueblo para llevarse objetos de valor y documentación.
"Tenemos reportes y testigos que han podido observar que han sacado en cajas varias cosas de estos ambientes", recalcó.
El recorrido prosiguió con el dormitorio que utilizaba Evo Morales, con una cama de madera adornada con motivos indígenas.
El Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derrocheEl Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derroche - Foto: STREn las mesas de noche habían varios objetos de uso cotidiano como hojas, lámparas, un pequeño portarretrato con una imagen de Morales y una colección de la nueva serie de billetes de Bolivia.
Además de un televisor sobre una especie de cómoda en la que supuestamente había equipos de comunicación, comentó Lizárraga.
Tras atravesar un pequeño pasillo con roperos empotrados a los lados, la incursión fue hasta el baño que usaba Morales, en el que hay un bañera de hidromasaje o jacuzzi y una ducha.
El Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derrocheEl Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de derroche - Foto: STR 

El futuro incierto de la sede de Gobierno

"No queremos utilizar estas instalaciones porque no nos sirven", manifestó Lizárraga, que también indicó el próximo Gobierno se encargará de determinar qué uso se dará a la edificación.
"El lujo es demasiado", afirmó la ministra, quien durante el recorrido empleó términos como "palacete" y "locura" para describir este espacio, al que aseguró que solo accedían ministros y personal de seguridad, pero sin que durante la visita se viera una llamativa ostentación.
La construcción de la Casa Grande del Pueblo comenzó en 2014 y requirió una inversión de unos 31 millones de euros.
La torre es el edificio más alto de La Paz, con 29 pisos incluido un helipuerto en la azotea, tiene una superficie construida de casi 31.800 metros cuadrados, donde antes estuvo una casa patrimonial, y está decorado con motivos de culturas originarias de Bolivia.
En sus instalaciones funcionan ministerios como Presidencia, Comunicación, Culturas y Energías, además de ser escenario para la promulgación de leyes o las comparecencias de Morales, sus ministros o dirigentes sindicales afines.
Los detractores de Morales cuestionaron los gastos en esa edificación, mientras que el dimisionario presidente dijo que ayudaría a reducir los costes por alquileres de dependencias públicas.