La firma de hipotecas aumenta un 35% en el último lustro

Leo Cortijo
-

Cuenca mantiene la tendencia alcista que inició en el año 2014, pero el importe disminuyó un seis por ciento con respecto a 2018

La firma de hipotecas aumenta un 35% en el último lustro

Luces y sombras. Las cifras ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en relación a las hipotecas constituidas y al valor de las mismas traen bajo el brazo dos lecturas contrapuestas. Por un lado, continúa la tendencia alcista que se inició en el año 2014 en lo que se refiere al número de firmas para la adquisición de una vivienda. De esta forma, entre enero y mayo de este año se constituyeron en territorio conquense un total de 676 hipotecas, lo que supone casi un tres por ciento más que en el mismo periodo del año pasado y un 35 por ciento de aumento con respecto a la cifra de hace cinco años.

Ahora bien, en el otro lado de la balanza se posiciona el importe de dichas hipotecas, que a pesar del notable aumento interanual, fue drásticamente menor. Si en los cinco primeros meses de 2018, esa cantidad casi alcanzó los 63,5 millones de euros, en el mismo periodo de este año la suma apenas alcanza los 59,4 millones. En términos porcentuales, esta bajada se traduce en un 6,3 por ciento.

En este sentido, la Confederación de Empresarios de Cuenca destaca que es «bueno» que aumente esta figura porque eso supone una «recuperación económica», así como «posibilidades de financiación tanto para empresas como para familias». Sin embargo, también hace hincapié en que este aumento de firmas realizadas de enero a mayo con respecto al mismo periodo del año anterior «no se refleja en el importe de las hipotecas que queda muy por debajo del registrado el año pasado por estas fechas». De esta forma, la patronal conquense resalta, por un lado, el hecho de que disminuya el precio medio de la hipoteca «rompiendo así la dinámica de años anteriores», y por otro, también incide en que hay un menor número de cambios «lo que se traduce en un mercado mucho más cauto a la hora de acoger esta figura de financiación».

Dependiendo de la naturaleza de la finca, esas 676 hipotecas constituidas entre enero y mayo se reparten de la siguiente forma: 528 correspondieron a terrenos urbanos y 148 a terrenos rústicos. En este sentido y con respecto al mismo periodo del año pasado, las primeras aumentaron prácticamente un cinco por ciento al aumentar en 25 en términos absolutos. Sin embargo, las segundas bajaron desde las 155 de 2018, con lo que la reducción porcentual fue de cuatro puntos y medio. Por otro lado, las hipotecas constituidas en relación a viviendas fueron 398, mientras que a solares correspondieron 18.

Antes de la crisis. Con estos datos sobre la mesa y analizando la serie histórica que ofrece el INE, se puede sacar otra lectura muy importante, y es que la constitución de hipotecas todavía está a años luz de los años previos a la crisis económica que castigó el país, fundamentalmente, entre 2008 y 2013. Así, si tomamos como referencia el año 2009, el número de hipotecas firmadas ascendió a 1.234 por un valor total de 144,5 millones de euros. Hoy, justo una década después, esa diferencia –más que mayúscula– se traduce en prácticamente la mitad, algo más de un 45 por ciento, en lo que al número de las hipotecas constituidas; y casi un 59 por ciento en lo que se refiere al importe de las mismas.

Pero todavía podemos ir más allá si tenemos en cuenta un año de pleno boom inmobiliario, como por ejemplo fue 2004. Hace tres lustros se firmaron en la provincia de Cuenca 2.118 hipotecas por un valor de 158,8 millones de euros. Aquí se aprecia –aún con mayor intensidad– la distancia sideral que existe entre las cifras actuales y las de hace relativamente poco tiempo. En 15 años de diferencia, se han firmado un 68 por ciento menos de hipotecas y su importe se ha visto reducido un 62,5 por ciento.

Comparativa regional. Por más que evidentes consecuencias demográficas, si confrontamos Cuenca con el resto de provincias de Castilla-La Mancha, ésta no sale bien parada en cuanto a la constitución de hipotecas durante los primeros cinco meses del año. Las 676 firmas dentro del territorio conquense quedan muy lejos de las más de 1.500 que se llevaron a cabo, por ejemplo, en Ciudad Real (1.587) y Guadalajara (1.546). Albacete (2.421) multiplica tres veces y media la estadística conquense; mientras que el liderato en este sentido lo ostenta Toledo, que con sus 3.771 firmas casi sextuplica a la provincia conquense.

En clave nacional, las comunidades donde más hipotecas se constituyeron sobre viviendas en mayo fueron Andalucía (6.572), Cataluña (6.042) y Madrid (5.816). El número de hipotecas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad fue de 34.883, un 11,2 por ciento más en tasa anual y el importe medio aumentó un cinco por ciento y se sitúa en 124.131 euros.

Las comunidades en las que se presta más capital están en Madrid (1.005 millones de euros), Cataluña (897 millones) y Andalucía (733 millones). Las mayores tasas de variación anual en el capital prestado se dieron en Extremadura (42 por ciento), Castilla y León (40,4 por ciento) y Cataluña (28,4 por ciento).

 

Martín Romero, agente inmobiliario

«Hay oportunidades y es buen momento para comprar»

Una de las personas más idóneas para hacer una radiografía del mercado de la vivienda en Cuenca es Martín Romero, que además de agente inmobiliario, gestiona una de las inmobiliarias más importantes de la ciudad. Este experto en la materia sostiene firmemente que «es un buen momento para comprar», y es que considera que se encuentran «buenas oportunidades» en el mercado porque «la oferta es interesante» y porque además prevé que los precios sigan subiendo debido a que esa oferta es «cada vez más escasa». Romero fundamenta esta última opinión en que el mercado «se va a absorbiendo» puesto que solo se nutre de las separaciones, los traslados de residencia o las herencias que dejan las viviendas vacías. A su juicio, lo que genera la oferta no es la propia construcción y por eso ésta es limitada. De esta forma, la propia ley de la oferta y la demanda propiciará que, a corto plazo por lo menos, los precios se incrementen.

Hacer de futurólogos siempre es complicado y existe el riesgo de caer en el error, pero Romero se anima y habla muy claro. En relación a las voces que vislumbran una nueva recesión en el mercado inmobiliario, este experto considera que en Cuenca no será así, al menos, a medio plazo. «Dentro de lo que es esta ciudad, que presenta un mercado limitado, esa segunda burbuja de la que se habla en las grandes ciudades aquí todavía ni la oteamos en el horizonte», recalca. Es más, añade, «en ciudades como Madrid o Barcelona, por ejemplo, los precios tienen que bajar porque han alcanzado niveles previos a la crisis, pero en Cuenca eso todavía no va a pasar». En su opinión, la tendencia va a venir marcada por una oferta basada en unas necesidades de la población de continuar adquiriendo vivienda, y por eso, «poco a poco», seguirá subiendo el precio, por lo que ahora, concluye, «es buen momento para comprar».