La Ley del Vino contra la despoblación y el Cambio Climático

L.G.E.
-

Agricultura arranca la consulta pública previa para recoger opiniones sobre una normativa que pretende algo más que potenciar un sector

La Ley del Vino contra la despoblación y el Cambio Climático - Foto: Pablo Lorente

Los viñedos son el paisaje de amplias comarcas de Castilla-La Mancha y el vino es clave en su cultura y en su economía. De hecho, es el principal sector exportador de la región. El informe del ICEX con los datos de enero a septiembre de 2019 muestra que las bebidas facturaron en el comercio exterior casi 700 millones de euros, aunque el de bienes de equipo le pisa los talones con casi 670 millones.   
El vino tendrá su propia ley regional y para ello la Consejería de Agricultura ha arrancado la fase de consulta pública previa, para recoger opiniones y propuestas. Por ahora, la Junta solo ha esbozado los problemas que afronta el sector y los objetivos que se marca para solucionarlos.
Según ese documento previo, los planes de Agricultura van más allá de potenciar el sector del vino. Por ejemplo, quiere que además de llenar botellas y barriles, también ayude a llenar la Castilla-La Mancha vaciada. Uno de los objetivos que se estipulan es que la vinicultura sea «eje vertebrador del mundo rural en su lucha contra la despoblación».
También apuesta por este sector desde el punto de vista del compromiso medioambiental, en «la lucha contra el cambio climático, la bioeconomía y la economía circular». De hecho, Agricultura ya avanza que se incorporarán los principios de la Ley de Economía Circular que se aprobó el pasado otoño en las Cortes regionales y  que se elevará a esta categoría normativa políticas estratégicas en desarrollo sostenible.
Para visibilizar la labor de las mujeres y que ganen peso en el campo, la ley también se marca  trabajar por el «empoderamiento de las mujeres», algo que incluye en el objetivo en el que se habla asimismo de definir «estrategias para la profesionalización» y para el «relevo generacional».
El vino marida con turismo y por eso otro objetivo es el de aprovechar el enoturismo como «actividades básicas en la economía rural», vinculándolo a su vez con el turismo rural y de naturaleza. De hecho, en la edición de Fitur que acabó ayer, las rutas del vino tuvieron su espacio específico dentro del stand de Castilla-La Mancha.
marcas y sanciones. Pero además de sacar todos estos beneficios de la uva, la ley abordará en primer lugar los retos que tiene en sí el sector, desde el ámbito de la modernización, la mejora de los estándares de calidad, el incremento de las rentas de los viticultores o la integración comercial de la industria.
Para ello la Consejería de Agricultura avanza que legislará la trazabilidad integral de la uva al vino y del resto de productos como mostos, vinagres o alcoholes. Se introducirá la regulación de marcas colectivas y marcas de garantía, se adaptará el régimen sancionador y se fomentará que los integrantes del sector puedan tomar decisiones de manera colectiva para aplicar medidas dentro de su área de negocio.