La restauración en Barchín del Hoyo, antes de fin de año

Redacción
-

El vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, y el viceconsejero de Medio Ambiente, Fernando Merchán, han visitado la zona afectada por el incendio

La restauración en Barchín del Hoyo, ante de fin de año

El Gobierno de Castilla-La Mancha iniciará antes de que acabe el año los trabajos de restauración de la zona afectada por el incendio de Barchín del Hoyo, en la provincia de Cuenca, una vez que ha remitido esta misma semana al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación la memoria de actuación para llevar a efecto los trabajos necesarios en este espacio. El vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha visitado este viernes la zona calcinada junto al viceconsejero de Medio Ambiente, Fernando Merchán, y alcaldes de los términos municipales afectados. Una vez que el Ministerio dé su aprobación a dicha memoria, se llevarán a cabo los trabajos de manera inmediata, ya que lo más urgente es la corta de la madera calcinada para evitar plagas.

En este punto, el viceconsejero de Medio Ambiente ha animado a los propietarios afectados que “cuanto antes” creen la asociación que les permita estar agrupados para poder agilizar la petición de los permisos de corta y poder utilizar los aprovechamientos forestales. 

Además, ha apuntado Merchán, teniendo en cuenta que se trata de una zona resinera, desde el Gobierno regional se hará “todo lo posible” para que los trabajadores forestales de este sector puedan continuar en la zona y así paliar “en la medida de los posible” los perjuicios económicos que el incendio ha causado a la resina.

El Gobierno de España contribuirá a su restauración con una inversión de 400.000 euros para facilitar la rápida recuperación de los hábitats dañados. Esta partida se destinará al control de la erosión, disminución del riesgo de plagas y enfermedades, y favorecimiento del rebrote de especies frondosas y de la regeneración mediante diseminación de los pinares.

Este incendio, que se originó en el término municipal conquense de Valverdejo, afectó también a los términos de Piqueras del Castillo, Gabaldón y Barchín del Hoyo, siendo este último el que aglutinó más del 60 por ciento de la superficie afectada. Resultaron calcinadas más de 2.500 hectáreas de superficie forestal, el 90 por ciento de las mismas de carácter privado.

En Barchín del Hoyo y Piqueras del Castillo lo más urgente es el aprovechamiento de todos los pies afectados para evitar un problema de plagas. Además, en estas zonas no existe un problema de erosión al no presentar grandes pendientes. En todos los casos, el plazo de ejecución de los aprovechamientos debe finalizar antes del 31 de mayo del 2020.

Por otra parte, existen otras zonas afectadas (sabinares, monte bajo de encinas y robles, y pinares jóvenes y claros de carrasco -Pinus halepensis- y negral –Pinus nigra-) que en principio su aprovechamiento está más comprometido, puesto que su valor comercial es limitado. Será en estas zonas donde se prioricen las actuaciones de carácter hidrológico-forestal.