MaxiToro presenta la feria, mezcla de figuras y revelaciones

Redacción
-

En el apartado ganadero, destaca la presencia del hierro de Pallarés, de encaste Santa Coloma

MaxiToro presenta la feria, mezcla de figuras y revelaciones - Foto: Reyes MartÁ­nez

La feria taurina de San Julián ya tiene carteles. El Teatro-Auditorio de Cuenca se llenó hasta la bandera este jueves para la presentación de las combinaciones que conforman el ciclo, que tendrá lugar del 24 al 28 de agosto y que está compuesto por cuatro corridas de toros, un festejo de rejones, un concurso de recortadores y un espectáculo cómico. La empresa MaxiToro echa el resto un año más y presenta una feria maciza y repleta de carteles rematados, con todas las figuras posibles y la mejor representación de los emergentes más importantes del escalafón. De esta forma, Morante, El Juli, Manzanares, Perera o Ponce, por ejemplo, compartirán paseíllo con jóvenes como Roca Rey, Aguado, David de Mirada o Román. La apuesta es la misma todos los años: mantener a Cuenca como una de las principales ferias de la temporada taurina.
El acto de presentación fue conducido por el periodista de La Tribuna, Leo Cortijo, que hizo un repaso por la historia reciente de la plaza de toros conquense, destacando la gran labor realizada por la empresa MaxiToro, especialmente en la feria del año pasado. Asimismo, analizó el impacto económico que la feria taurina genera en la ciudad todos los años, con una inyección económica estimada de más de 2,5 millones de euros. Algo que se deja notar ostensiblemente en los sectores del comercio, la hostelería y la restauración. Con este punto de partida y mediante proyecciones audiovisuales se fueron anunciando, cartel a cartel, los toreros y las ganaderías presentes en el abono, haciendo especial hincapié en los puntos más importantes.
Al acto de presentación asistieron, entre otras muchas autoridades, el delegado del Gobierno en Cuenca, Juan Rodríguez; el vicepresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro; el presidente de la Diputación Provincial, Álvaro Martínez Chana; el alcalde de la ciudad, Darío Dolz; y el empresario Maximino Pérez, que recalcó en su intervención lo difícil que resulta confeccionar una feria como ésta, pero lo grato que es conseguirlo y ofrecerla a la afición, con el principal deseo de que Cuenca «sea una temporada más un referente del mundo del toro a nivel nacional». El acto sirvió también para rendir homenaje a Alfredo Muñoz Fredy, gerente de la plaza de toros de Cuenca desde que la empresa MaxiToro desembarcó en la ciudad, en el año 1999.
nombre a nombre. En cuanto a los carteles, la feria se descorcha con la ansiada corrida torista, y es que regresan los Santa Coloma bajo el hierro de Pallarés. La apuesta de la empresa por una ganadería de este corte se consolida de la mejor forma posible, y es que se trata de uno de los encastes más esperados por parte de los aficionados más exigentes. Del encierro dará cuenta un cartel muy interesante. Abre terna Curro Díaz, un torero genuino, con sello propio, estilo único y pellizco de artista como muy pocos tienen. Debutará en Cuenca Román, que se ha ganado un sitio por méritos propios al entregarse en cada tarde sin condición y al ser una de las revelaciones del año. Cierra cartel Ginés Marín, uno de los jóvenes más prometedores y al que apetece mucho ver con los santacoloma.
A diferencia de otros años, en los que ha cerrado feria, el festejo de rejones hará las veces de segunda de abono. A los ya consagrados Andy Cartagena y Sergio Galán, dos jinetes de muy distinto concepto pero ambos triunfadores en esta plaza, se une la promesa más consistente del toreo a caballo actual: Guillermo Hermoso de Mendoza. El navarro, triunfador en Sevilla e hijo del mejor rejoneador de todos los tiempos, Pablo Hermoso de Mendoza, se presenta en Cuenca con el objetivo de seguir sumando en su temporada de despegue. Para este día hay reseñado un encierro de la ganadería de José Benítez-Cubero.
Uno de los platos fuertes del ciclo sanjulianero tendrá lugar el lunes 26, cuando haga el paseíllo un torero que está marcando una época: Enrique Ponce. Tras la grave cogida que sufrió en la pasada Feria de Fallas y que le ha tenido cinco meses en el dique seco, el valenciano tendrá en Cuenca una de sus plazas de reaparición. La afición conquense le espera con entusiasmo para tributarle una ovación totalmente merecida. El cartel lo completa una figura como Miguel Ángel Perera, que salió por la puerta grande de Las Ventas el pasado San Isidro, y El Fandi, que siempre cuenta con el cariño del público. La terna estoqueará un encierro de la ganadería de Román Sorando.
El martes 27 trae bajo el brazo uno de los carteles más rematados del serial en una cuarta de abono de altísimos vuelos. Un maestro consagrado y siempre esperado como Morante de la Puebla encabezará un paseíllo de ensueño junto a uno de los toreros que más ilusión y expectación genera: Andrés Roca Rey. No en vano, el peruano cuenta casi todas sus actuaciones por triunfo, y este mismo año ha logrado la gloria de forma rotunda en plazas de la envergadura de Madrid, Sevilla o Valencia, por ejemplo. Este cartelazo lo cierra uno de los emergentes de la temporada, David de Miranda, que en San Isidro abrió la puerta grande tras una lección de toreo. La historia del onubense conmueve especialmente por el ejemplo de superación que supone tras una grave cornada que casi le deja postrado en una cama para siempre. En un día tan especial, se lidiará una corrida de una de las ganaderías fetiche de la Feria de San Julián, José Vázquez.
La guinda perfecta a este pastel es otro cartelazo. La feria se cerrará el miércoles 28 con un trío de auténticos ases. Julián López El Juli abrirá fuego con su magisterio, su poderosa muleta y como máximo triunfador del San Julián del año pasado, tras el indulto de Aguamiel. Le seguirá uno de los toreros más queridos en esta plaza, José María Manzanares, con el que la afición conquense quiere mantener su idilio. Y cerrará terna Pablo Aguado, otra de las grandes revelaciones de la temporada tras su tremenda actuación en Sevilla, que le llevó a abrir la Puerta del Príncipe a través de un toreo puro, clásico y repleto de verdad. La terna estoqueará un encierro de la vacada de los Hermanos García Jiménez.