'El Gallo', molesto por no torear en San Clemente

Leo Cortijo
-

El torero comenta que ni le han llamado y cree que habría que «mirar más» por los diestros de la tierra, sobre todo en una plaza en la que ha triunfado como novillero

'El Gallo’, molesto por no torear en San Clemente

La plaza de toros de San Clemente acogerá el próximo día 27 una corrida de toros con motivo de la festividad de la venida de la Virgen de Rus. En el cartel, ya presentado y ante toros de la ganadería de Buenavista, están anunciados los diestros Morenito de Aranda, Esaú Fernández y David Galván. Sin embargo, el que no hará el paseíllo será el único matador de toros conquense en activo en este momento: Aitor Darío El Gallo.
El joven torero local muestra su «malestar» en este sentido por no verse anunciado en una plaza en la que no solo firmó su debut en público en 2010 cortando dos orejas, sino que además le sirvió para protagonizar otra puerta grande en 2015 en una corrida mixta con Curro Díaz y Víctor Janeiro. «Parece que los méritos demostrados en la plaza, nuevamente, valen para poco», apunta al respecto.
«Lo más lógico es que si se organiza una corrida de toros, que además es la primera de la temporada en la provincia, se intente contar con el único torero en activo de Cuenca», comenta El Gallo, que se muestra «dolido y desilusionado». Y es que, destaca, «parece que aquí se niega lo que en otros sitios es algo totalmente normal y muy lógico, como es contar con el torero de la tierra».
Aitor Darío argumenta que ni siquiera se han puesto en contacto con él. En ningún sentido. «No ha habido ni una sola llamada por parte de nadie tras la que pudiéramos llegar o no llegar a un acuerdo... nada de nada». Y eso, añade, «es lo que más llama la atención», puesto que «lo mínimo es ver la disposición de uno; si luego hubiésemos estado o no de acuerdo en los términos ya es otra cosa».
Mira hacia adelante. Con todo, y a pesar de estas «piedras en el camino», Aitor Darío El Gallo sigue «firme y decidido» en su lucha. La Tribuna ya adelantó hace unos días el acuerdo de apoderamiento que ha sellado con el ganadero Gregorio de Jesús, una persona que le transmite «mucha confianza e ilusión». De hecho, su nuevo mentor se ha puesto manos a la obra y pronto saldrán festejos que nutran de compromisos la agenda del diestro conquense. «Lo que no podemos, bajo ningún concepto», apunta el torero, «es venirnos abajo». El Gallo tiene claro que «esto es muy duro» y hay que seguir «con todas las de la ley».