La ITV pone pegas a los tractores por la homologación

Redacción
-

Asaja Cuenca se reunirá con la Consejería de Desarrollo Sostenible para demandar soluciones

La ITV pone pegas a los tractores por la homologación - Foto: Reyes Martínez

La nueva normativa sobre estructuras antivuelco de los tractores agrícolas está causando un verdadero quebradero de cabeza para muchos agricultores de la provincia. La Inspección Técnica de Vehículos agrícolas no da el visto bueno a una gran cantidad de tractores y provoca que los productores no puedan hacer uso de los vehículos en sus distintas tareas. A los problemas que acumula ya el campo –sequía, baja producción y rentabilidad, precios, daños por inclemencias meteorológicas o causados por la fauna, entre otros– se añade un problema que provocará un coste extra para los agricultores, ya que tendrían que adaptar la maquinaria que en todos estos años estuvo homologada o adquirir nueva con el gasto que supone.   
Y es que, en los últimos tiempos, pasar la ITV se está poniendo cada vez más difícil para los tractores veteranos y para la maquinaria agrícola que hasta hace poco se homologaba sin excesivas complicaciones.   
Manuel Torrero, secretario general de Asaja Cuenca, muestra su preocupación por la gran cantidad de vehículos que se verían afectados por la nueva normativa. Algo que, sin duda, afectaría notablemente a las explotaciones agrícolas de la provincia. «Nos hemos vuelto a encontrar con el problema que surgió hace siete años con ciertos tractores que habían incorporado nuevas estructuras de protección antivuelco, a parte de las que ya tenían», avanza Torrero, que explica que, además de no poder pasar la inspección técnica por que las estructuras no estaban homologadas, «nos encontramos ahora las mismas dificultadas en tractores que ya venían pasando tradicionalmente esta ITV con esas estructuras por un cambio de la norma».
El secretario general prevé que la decisión deje fuera de circulación a muchos tractores que «vienen utilizándose en cultivos tan característicos y específicos como el viñedo, en explotaciones que sólo tienen este tipo de maquinaria».
En ese sentido, avanza que la organización agraria solicitará una renión a la Dirección General de Industria para que «nos explique porqué ha habido este cambio de normativa». Asimismo, desvela que «se ha hablado con alguna Inspección Técnica, nos ha dicho exactamente cuál es el problema y esperamos que, a raíz de la reunión que vamos a tener con la Consejería de Desarrollo Sostenible, nos propongan alguna solución o seamos capaces de transmitir al sector agrario cómo solucionar esta situación que ha vuelto a surgir».
Lo cierto es que Asaja Cuenca está recibiendo numerosas consultas por parte de los agricultores de varias comarcas de la provincia, que en las últimas semanas han visto como sus reconocimientos eran rechazados.