Cinco detenidos por una agresión sexual en Ciudad Real

Pilar Muñoz
-

Dos están ya en prisión, entre ellos el principal imputado por violación, que residía en Pozuelo de Calatrava donde es temido por sus hechos; también es conocido en la cárcel por sus 'estancias'

Los hechos ocurrieron en esta casa abandonada, que se encuentra en el extrarradio de la capital, cerca de la carretera de Carrión. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Cinco hombres han sido detenidos por su presunta relación con una agresión sexual cometida en Ciudad Real hace una semana. Dos de ellos están en prisión provisional, uno acusado de violación y otro de tocamientos. Los otros tres están en libertad provisional con la obligación de comparecer ante el juez cuantas veces sean llamados.
Según ha podido saber La Tribuna, los hechos ocurrieron entre el 23 y 24 de julio en una casa del extrarradio de Ciudad Real, aunque luego por razones que no están muy claras y que se están investigando, marcharon hasta Manzanares donde presuntamente uno de los hombres intentó mantener relaciones sexuales con la mujer y ante la negativa de ésta la abandonaron en una zona próxima a la carretera. La mujer anduvo unos siete kilómetros antes de que fuera encontrada y auxiliada por una patrulla de la Guardia Civil. La hallaron en la carretera que une Manzanares con Arenas de San Juan, indicaron fuentes próximas a las investigaciones judicial y policial, quienes indicaron que la víctima aportó datos muy concretos que permitieron la rápida detención de los presuntos autores.
De este modo, el 25 de julio fueron puestos a disposición judicial cinco hombres después de ser identificados por la mujer tras enseñarle unas fotografías.
En un primer momento fue el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Manzanares quien se hizo cargo de la instrucción al ser encontrada en el término de Manzanares, donde denunció los hechos.
Tras la toma de declaración el juez decretó el ingreso en prisión de dos de los cinco investigados por su presunta relación en los hechos.
Según apuntaron a este diario otras fuentes, el principal imputado y encarcelado es David Manuel F. S., que reside en Pozuelo de Calatrava, tiene antecedentes y ha estado preso en anteriores ocasiones.
 Ion D., de nacionalidad rumana y sin domicilio conocido es el otro encarcelado en relación con los hechos. Los dos están imputados como presuntos autores de un delito de agresión sexual. A la vista de los cargos, el juez decretó prisión provisional comunicada y sin fianza para uno de los acusados, concretamente para David Manuel F. S., y para el otro, prisión provisional comunicada y eludible bajo fianza de 3.000 euros.
Respecto a los otros tres detenidos, que también pasaron a disposición judicial, se decretó libertad provisional con la obligación de comparecer ante el Juzgado cuantas veces sean llamados. Se trata de tres hombres que ejercen la mendicidad en Ciudad Real.
Las medidas cautelares adoptadas por el juez, incluidas la de prohibición de aproximación a una distancia de 500 metros con respecto de la víctima, así como de comunicación con la misma, permanecerán vigentes durante la tramitación del procedimiento.
En este sentido, indicar que el Juzgado de Manzanares ha dictado un auto de inhibición en favor de un juzgado de Ciudad Real al ocurrir los hechos en esta población.
La mujer denunció en Manzanares tras ser encontrada en la carretera por una patrulla de la Guardia Civil, que ante la narración de los hechos siguió el protocolo establecido en estos casos. La llevaron al hospital para un reconocimiento médico y también se avisó al forense.En el informe se indica que la mujer presentaba moratones compatibles con una actividad sexual forzada.
Versión de un submundo. El abogado Jesús Fernández que asistió a los detenidos por el Turno de Oficio pone en tela de juicio el relato de hechos de la denunciante.
Según la información que maneja el abogado, la noche de autos la mujer se encontró con un grupo de hombres en la plaza de la Constitución de Ciudad Real y fueron a comprar bebidas y sustancias estupefacientes. Más tarde marcharon a una casa abandonada del extrarradio de la ciudad donde según los acusados mantuvo relaciones consentidas con uno de ellos, concretamente con David Manuel F. S., un hombre con antecedentes. Después, fueron a un establecimiento de la calle de la Mata a comprar bebidas y más tarde marcharon a Manzanares. Allí «tuvieron una discusión», ella se negó a tener relaciones sexuales con uno de los acusados y la dejaron tirada. Sin embargo, la mujer mantiene que la forzaron y serán los jueces en base a las pruebas quienes enjuicien y sentencien a los acusados.