BBVA sube al 1,9% su previsión de crecimiento del PIB de CLM

Redacción
-

El fuerte empuje de la demanda externa y el buen tono de la producción industrial justifican la subida en dos décimas del PIB regional, sin olvidar el «efecto contagio» desde Madrid

El fuerte empuje de la demanda externa estaría apoyando el buen tono de la producción industrial en Castilla-La Mancha. - Foto: Javier Pozo

Tras la desaceleración de años precedentes, el incremento del PIB en España parece haberse estabilizado durante el segundo semestre de 2019 en cotas similares a las registradas en los primeros trimestres del año. A nivel regional, señala el Observatorio Regional del BBVA, los últimos datos conocidos apuntan a que el foco del crecimiento se mantendría principalmente en el centro y sureste peninsular, mientras que la mayor desaceleración se da en comunidades insulares y en el noroeste.
La revisión de la Contabilidad Regional de España en diciembre, continua apuntando el citado informe, aunque modifica el ritmo de crecimiento de algunas comunidades durante la expansión no afecta sustancialmente a la jerarquía de crecimiento, ni en el conjunto de la expansión ni en el último año publicado. Como consecuencia, el impacto sobre las previsiones de 2019 y hacia adelante de BBVA Research es relativamente menor.
Lo anterior, junto a los cambios limitados registrados en la reciente coyuntura, introduce pocos sesgos en las estimaciones del crecimiento para 2019. Se revisa al alza en dos décimas el crecimiento de Navarra, y en una décima el de Castilla-La Mancha, Andalucía, Aragón, Murcia yLa Rioja. La fortaleza de la afiliación y de las exportaciones justifican, sostiene el banco, la revisión del crecimiento en Castilla-La Mancha, cerrado en el 2,2% del PIB regional.
En 2020, las revisiones son algo más profundas. Así, se revisan al alza Extremadura y Murcia (tres décimas), Castilla-La Mancha y Aragón (dos décimas) y Navarra, La Rioja, Comunidad Valenciana, Madrid y Baleares en un décima.
La Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Navarra encabezarían el crecimiento en este ejercicio, mientras que las islas y Asturias serán las regiones con menor dinamismo.
De cara a 2021, la recuperación generalizada de la demanda externa, tanto de bienes como de servicios, favorecida por unas perspectivas de crecimiento más favorables para los países europeos debería empujar a las comunidades autónomas exportadoras y contribuir a la aceleración de Baleares y Canarias. Madrid seguiría liderando el crecimiento, con «efectos de contagio» también en Castilla-La Mancha, mientras que Asturias,Castilla yLeón y Extremadura se situarían en la cola.

el foco de crecimiento retorna hacia el centro. Al igual que España mantiene un diferencial favorable de crecimiento del PIB con respecto a Europa en las expansiones, también las distintas regiones muestran un diferencial de comportamiento con el del conjunto nacional.
La revisión de los datos de los últimos 23 años muestran un grupo de comunidades con un comportamiento similar en ambas expansiones: en él se incluyen Madrid y la Región de Murcia, cuyo dinamismo es mayor en ambos casos, Cataluña y Comunidad Valenciana, que no muestran un diferencial apreciable, y Cantabria, Aragón y País Vasco, cuyo crecimiento es sistemáticamente inferior al de la media nacional.
Junto a las tres últimas, Castilla y León y Asturias muestran también un comportamiento sistemáticamente menos vigoroso que la media nacional pero, en este caso, con un diferencial mayor, cercano al punto por año.
Fuera del bloque anterior, hay dos grupos. En primer lugar, aquellas que han reducido su diferencial desfavorable de crecimiento conEspaña en esta expansión. Baleares, Galicia yCanarias formarían parte de este grupo, y el auge del turismo durante el período habría sido el factor principal del empuje.
En el otro extremo se sitúan Castilla-La Mancha, La Rioja, Extremadura o Andalucía, cuyo crecimiento muestra ahora un diferencial más negativo que en la fase anterior. En particular,Castilla-La Mancha se puede ver favorecida por los efectos de arrastre de Madrid y Extremadura yLa Rioja, por el impulso de la inversión en estas regiones en los últimos años.
En lo referente al sector inmobiliario, la caída que se observa a nivel nacional se deriva, principalmente, de las contracciones en el centro peninsular (Castilla-La Mancha,Madrid y Extremadura), Andalucía, Canarias y el noreste. En la medida en que estos mercados pesa más la demanda de primera residencia, ello podría indicar que se notan los efectos de la desaceleración del empleo, señala el informe del BBVA.