Golpe de mano del Casas Colgadas ante el Villarrobledo

Redacción
-

El club de billar conquense se impuso en la cuarta jornada del campeonato regional de Billar a Tres Bandas

Golpe de mano del Casas Colgadas ante el Villarrobledo

Victoria de prestigio para el Club Conquense de Billar Casas Colgadas en la 4ª jornada del Campeonato de Castilla-La Mancha de Billar a Tres Bandas, superando a domicilio al Club Billar Villarrobledo (2-6), en un encuentro que dominó siempre, con Javier Mora y Ángel Crespo marcando el camino a seguir para obtener dos valiosísimos puntos, que le permiten seguir al frente de la tabla justo antes de recibir la visita del Club Billar Casino de Tomelloso. Había, pues, perentorias necesidades en este choque, ya que la Liga Regional es corta y cualquier tropiezo puede costar caro a estas alturas. El “Casas Colgadas” respondió con firmeza y contundencia a las exigencias de un duelo tan complicado, demostrando ser un equipo con calidad suficiente para rendir a un alto nivel cuando la ocasión lo requiere.
Javier Mora completó un aceptable partido ante el albaceteño José L. Ibáñez, con alto grado de concentración y combinando a la perfección el binomio ataque-defensa, que le otorgó una ligera renta al descanso (9-14), suficiente para afrontar con más calma un segundo acto donde el conquense fue dueño y señor (18-28).
Ángel Crespo tampoco le fue a la zaga. Titubeante de inicio, permitió que José L. González, se marchase en el electrónico al receso (14-19). Tras la pausa cambió la decoración, y Crespo jugó con más aplomo y paciencia, hasta encontrar los puntos débiles de su oponente, consiguiendo igualar la contienda (20-20), para, acto seguido, dar la puntilla al jugador local (24-32).
Dominio alterno entre José Vicente y Francisco Romero, con un tiempo para cada uno, aunque el alcazareño, más acostumbrado a las pétreas “Rufes”, supo adaptarse mejor a cualquier circunstancia adversa, para poner tierra de por medio en una 2ª parte plena de efectividad (40-26).
Jorge Sánchez, en plan estelar, demostró su poder de concentración y el acierto en la resolución de las jugadas más complejas para marcar pronto diferencias frente a Policarpo Esteban. Su gran estado de forma quedó patente en una 2ª mitad para enmarcar, donde asestó el golpe definitivo a este crucial enfrentamiento (15-40).