Cabañeros tiene dos nuevos 'vecinos': un águila y un buitre

EFE
-

El viceconsejero de Desarrollo Sostenible, Fernando Marchán, ha participado en la suelta de un águila culebrera y de un buitre negro en el Parque Nacional de Cabañeros, que habían sido recuperados en el Centro de Recuperación del Chaparrillo

Cabañeros tiene dos nuevos 'vecinos': un águila y un buitre

El viceconsejero de Desarrollo Sostenible, Fernando Marchán, ha participado en la suelta de un águila culebrera y de un buitre negro en el Parque Nacional de Cabañeros, que habían sido recuperados en el Centro de Recuperación de Especies Protegidas de El Chaparrillo, en Ciudad Real.
Marchán ha explicado que el Gobierno regional ha devuelto a su hábitat natural estos ejemplares que en el caso del águila culebrera había sufrido daños por traumatismo y en el caso del buitre negro, se había caído de un nido.
El viceconsejero de Desarrollo Sostenible, en un comunicado de prensa, ha querido mostrar el "el apoyo del Ejecutivo regional a los programas de recuperación de avifauna en los espacios naturales de la región", y ha aprovechado esta suelta para animar a los castellano-manchegos a llamar al 112 para avisar cuando detecten aves heridas en el campo.
Marchán ha recalcado "el respaldo firme del Gobierno regional a los programas de conservación de avifauna, a través de los cuales es posible preservar especies amenazadas que habitan en los montes de la región".
También ha ensalzado "el inmenso trabajo" que realizan los técnicos en la lucha contra el veneno ilegal, el rescate y el posterior tratamiento de aves vulnerables.
El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de 'El Chaparrillo', en colaboración con el Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) de la provincia, se ocupa del tratamiento sanitario integral del lince ibérico, así como de los chequeos previos que se realizan a las sueltas de ejemplares y de los traslados de esta especie dentro del marco del Proyecto Life Iberlince.
Además de la recuperación de fauna silvestre protegida, este centro desarrolla un programa de educación ambiental dirigido a grupos de escolares y otros colectivos de la provincia ciudadrealeña durante todo el año con el objetivo de trasmitir un mensaje de sensibilización en torno a la conservación de nuestras especies protegidas.
En este sentido, en 2018, los técnicos de El Chaparrillo realizaron 90 liberaciones de fauna en diversos pueblos de la provincia.
Durante ese mismo año, esta instalación acogió a alrededor de 600 especies de avifauna, entre las que predominan las aves rapaces, seguidas de las aves no rapaces, mamíferos y reptiles.