Todo listo para bendecir al Cristo de Burgos de Tarancón

R.L.C.
-
Todo listo para bendecir al Cristo de Burgos de Tarancón

El coro de la Capilla de El Salvador de Cuenca se ocupará del acompañamiento musical en una misa que tendrá lugar a las ocho de la tarde, en la iglesia parroquial de la Asunción, con la presencia del autor de la obra, Juan Bautista Jiménez.

La nueva imagen del Cristo de Burgos de la Cofradía de la Exaltación de la Cruz de Tarancón se bendecirá este sábado, 23 de marzo, en la misa de las ocho de la tarde de la iglesia de la Asunción, con el acompañamiento musical del coro de la Capilla de El Salvador de la capital conquense.

El autor, el escultor cordobés Juan Bautista Jiménez, estaba el pasado domingo su firma en la escultura dando por concluida la obra. "Es el resumen de diez años de formación y trabajo, gracias a él he conocido a gente increíble, involucrada con mi labor y comprometida con ésta", afirma el joven imaginero, que estará presente en la bendición de su primer crucificado. Tal y como han explicado desde la propia cofradía taranconera, siguiendo la maqueta que se presentó hace año y medio, la imagen goza de una "gran contemporaneidad".

Representa a Cristo muerto en la Cruz con un acusado descolgamiento, lo que se aprecia en la posición de las manos, con las muñecas muy torsionadas, los brazos muy tensos, mientras que las piernas se flexionan adelantando el tronco. Esta manera de descolgarse hace que la espalda de Jesús apoye en el madero entre los omóplatos. El paño que cubre las caderas es muy movido, como si se hubiera desanudado, y va pintado en color rojo, símbolo de la Pasión, reviste a Cristo como sacerdote de su propio sacrificio en la Cruz, y además es el color de La Exaltación.

En el acto de bendición, la imagen lucirá adorno floral en 11 puntos, distribuido en las andas y los pedestales, con rosas rojas, iris morado y astromerías blancas. La Capilla de Música de El Salvador de Cuenca, que dirige el taranconero Rafael Díaz, interpretará un repertorio propio de Cuaresma, con música barroca, clásica y contemporánea de corte clásico y gregoriano. Entre las piezas que se podrán escuchar, el Christus Factus Est, de Vicente Gómez Carzuela, que se canta durante la procesión de Jueves Santo al Cristo de la Coronación de Espinas de la Hermandad del Valle de Sevilla, el Señor Ten Piedad, el Santus y el Cordero de Dios de la misa blanca de Esteban de Cegoñal, 180 de Juan Sebastián Bach, el Panis Angelicus de César Frank, la antífona gregoriana Jerusalem et Sion Filiae, o el Miserere de Cuenca como canto de despedida. Si las condiciones climatológicas no lo impiden, este nuevo Cristo de Burgos saldrá a la calle por primera vez el Viernes Santo por la tarde, en la procesión del Santo Entierro.

Los otros estrenos principales en la Semana Santa 2019 de Tarancón son el nuevo Cristo Yacente, de la escultura Ana Rey, que se bendecirá el 6 de abril por parte del obispo de Cuenca, José María Yanguas, y la nueva Entrada de Jesús en Jerusalén, que será consagrado el 7 de abril. Según Víctor Domínguez, presidente de la Junta de Hermandades, estas novedades hacen que esta edición vaya a ser especial para la familia cofrade de Tarancón y demuestran que las hermandades se mueven para engradecer más este acontecimiento.