Casado promete auditar la labor de autonomías y funcionarios

J.A.J.
-
Pablo Casado. - Foto: Yolanda Redondo

Vigilará el uso de responsabilidades autonómicas, por ejemplo, en Educación, con la vista puesta en Cataluña

El presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, transmitió una inyección de optimismo a sus correligionarios en Castilla-La Mancha durante su discurso en la clausura de la Convención Nacional de Cohesión Territorial de la formación, celebrada en Toledo. Casado transmitió seguridad sobre que sus candidatos a la Presidencia de la Junta y la Alcaldía de la capital regional, Francisco Núñez y Claudia Alonso, obtendrán el triunfo en las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo. A Madrid, se llevó el entusiasmo de líderes y militantes del partido en su empeño por alcanzar el Palacio de la Moncloa tras las elecciones generales del 26 de abril.

El presidente nacional del PP auguró que Francisco Núñez será «el mejor presidente de Castilla-La Mancha» y alabó a la alcaldable del PP en Toledo tras sufrir el acoso de «gentuza bajo el anonimato en las redes sociales», dándola ánimos con la conocida cita de El Quijote de «ladran, luego cabalgamos».

Peros al proceso autonómico. Casado planteó una alocución ante los afiliados congregados en campus universitario de la Fábrica de Armas en clave española. Para ello, aprovechó que el evento que cerraba versaba sobre cohesión territorial para exponer las últimas propuestas de su partido en materia de autonomías y función pública.

En el caso autonómico planteó una «auditoría» a cómo desempeñan las comunidades autónomas las competencias que tienen asignadas. Ahí, puso el acento en la competencia educativa, mirando a Cataluña al anunciar que se controlará «si se está adoctrinando a los niños en educación», además de si se dificulta el uso del castellano en las aulas. También apoyo aumentar la presencia del Estado en el territorio reforzando delegaciones y subdelegaciones del Gobierno.

Ya en el caso de la función pública, anunció que si su partido recupera el Gobierno de España acometerá una reforma en este sector, para «modernizar» el trabajo los funcionarios más allá de que haya aprobado su correspondiente oposición.  Planteo un sistema de evaluación del trabajo de cada funcionario, a fin de que aquellos que muestren una mayor productividad se vean premiados con «un complemento retributivo en base a lo que trabajen», y se manifestó en contra de que dos empleados públicos de una misma categoría cobren lo mismo cuando su trabajo es diferente.

Sumó a esto facilitar la movilidad de los funcionarios por todo el país, removiendo el obstáculo que puede suponer a su juicio el que se deba conocer la lengua cooficial de una autonomía bilingüe.

Cerró su discurso animando al respaldo a su partido en las elecciones generales del 28 de abril y continuando en las municipales y autonómicas del 26 de mayo para lograr los objetivos del PP en los tres niveles del poder público.

 

Acusa a Sánchez de hacer "política" con su visita a la tumba de Machado.

El líder del PP no pudo evitar referirse a la visita que protagonizó el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, a las tumbas en Francia del fallecido presidente de la República Española, Manuel Azaña, y el poeta Antonio Machado, con el fin de prestar homenaje al exilio que sufrieron numerosos republicanos tras el fin de la Guerra Civil en España hace 80 años. Casado se pronunció sobre la visita a la sepultura de Machado, reprochando a Sánchez que hiciera «política» con  una figura de reconocimiento unánime por su altura literaria.

Como ha hecho en otras ocasiones que ha tenido que referirse a las heridas que dejó la Guerra Civil y la dictadura posterior, Casado reivindicó su condición de descendiente de represaliados del Franquismo para decir que «no admitimos lecciones de la izquierda» a la hora de reivindicar figuras como la de Machado.

Afirmó que en estas fechas «conmemoramos la muerte del gran poeta, que es de todos los españoles. Hoy parece que Pedro Sánchez lo que ha querido es ir a hacer política a costa de las letras que son de todos los españoles».

Y reivindicó el espíritu de reconciliación de la Transición para poner fin a las rencillas de la Guerra Civil.

«Pedimos concordia, la misma concordia que se dieron los dos bandos, que no olvidaron, pero se arrepintieron de lo que hicieron y el abrazo que se dieron esos dos bandos no podemos deshacerlo los nietos de esa generación generosa que miró adelante y que no quería seguir viviendo en la trinchera, en la historia negra de España», declaró Casado.

El presidente del PP llamó a «mirar al futuro, todos juntos, unidos».