Joe Biden niega los supuestos abusos sexuales a una exasesora

Agencias
-

El exvicepresidente insta a llevar a cabo una investigación sobre su presunta conducta inadecuada y sostiene que "nunca ocurrió"

Joe Biden niega los supuestos abusos sexuales a una exasesora - Foto: TRACIE VAN AUKEN

Después de semanas callado, viendo cómo su nombre se ensuciaba por un supuesto caso de abuso sexual por parte de una antigua asesora en el Senado ocurrido hace 27 años, Joe Biden rompió ayer su silencio. Y lo hizo con un contundente «no es cierto» ante las acusaciones vertidas por Tara Reade, quien insiste en que el exvicepresidente tuvo comportamientos inadecuados con ella cuando era senador en 1993. La supuesta víctima, que coordinaba el programa de becas de la oficina de Biden entre 1992 y 1993, aseguró a principios del pasado mes de abril que el entonces congresista había abusado de ella en un pasillo del Capitolio. Previamente, le había acusado de tocamientos, dando pie a una sospecha que ha enturbiado la campaña virtual del candidato demócrata a las presidenciales del próximo 3 de noviembre.
«No es cierto. Nunca ocurrió», aseguró tajante el afectado, en un comunicado en el que defendió que, a lo largo de su carrera política, ha demostrado su compromiso para combatir la violencia contra las mujeres y perseguir abusos como los que se le han imputado en estas últimas semanas.
Así, aunque admitió que «los detalles de estas acusaciones» son «complicados», señaló que es necesario que cualquier mensaje sea sometido «a una investigación y análisis apropiados», poniendo en cuestión la veracidad de la versión de Reade.
En este sentido, instó a los medios de comunicación a tener en cuenta las «incoherencias» de la versión de la supuesta víctima, «que ha cambiado de forma reiterada». Biden aseveró que el personal que trabajaba entonces con él no tiene constancia de los supuestos abusos.
Asimismo, apuntó que hay una forma de verificar si, como asegura la denunciante, esta presentó una queja formal en 1993 -«ella no tiene un registro de la supuesta queja»-. «En caso de existir» este documento, agregó, estaría en los Archivos Nacionales, por lo que instó al Senado a investigar «si existe».
«Como candidato presidencial, debo rendir cuentas al pueblo estadounidense. Ya hemos vivido mucho con un presidente que se cree que no es responsable ante nadie, que no asume responsabilidades por nada. Yo no soy así», mantuvo el demócrata, consciente de que esta transparencia puede derivar en situaciones «incómodas».
Si llega a la Casa Blanca, prometió hacer de la lucha contra la violencia de género «una prioridad». «Comencé mi trabajo hace 25 años con la aprobación de la Ley de Violencia contra las Mujeres. Como presidente, estoy decidido a terminar el trabajo», concluyó.