La región mantiene 971 camas hospitalarias libres

J.A.J.
-

El Gobierno de Castilla-La Mancha espera resolver en 48 horas la demanda de material de protección tras el abastecimiento anunciado por el Estado

La región mantiene 971 camas hospitalarias libres

la portavoz de la Junta, Blanca Fernández, aprovechó su comparecencia de este miércoles junto al consejero de Hacienda para lanzar varios mensajes tranquilizadores a la ciudadanía en medio del panorama perturbador que ha dejado el coronavirus. El principal de ellos es que, pese a la presión que la epidemia supone para el Sescam, las últimas medidas de reorganización en la Sanidad Pública para afrontar esta crisis conseguían que haya disponibles una 971 camas en los hospitales de Castilla-La Mancha.
Fernández también expresó su confianza en que se cumpla el compromiso del Ministerio de Sanidad de que el desabastecimiento de material de protección, como mascarillas, que ahora sufren en los centros sanitarios de la región  y de toda España se solvente en un plazo de, a lo sumo, dos días.
La consejera portavoz recordó que el suministro de material sanitario para abordar el coronavirus ha sido una de las competencias asumidas por el Gobierno de España con la declaración del estado de alarma, y que el Estado coordina compras centralizadas para atender las necesidades del conjunto de autonomías.


Orden para asumir la sanidad privada.

La portavoz de la Junta también recordó que, dentro de la actual situación de emergencia, la Consejería de Sanidad ha emitido una Orden mediante la cual hacer efectiva la toma de control de los distintos recursos que integran la sanidad privada en la comunidad autónoma.

 

Reorganización de actividad sanitaria

En consonancia con esta posibilidad, ha explicado la Portavoz, la Consejería de Sanidad ha tomado las siguientes decisiones para reordenar la actividad sanitaria pública. En primer lugar, la suspensión de la actividad programada en los centros de salud y en los hospitales, suspendiendo ingresos hospitalarios programados, a excepción de aquellos que por la gravedad o porque el tratamiento se encuentre activo y por criterios clínicos no puedan serlo.

También se suspenden las pruebas diagnósticas y las consultas externas, excepto aquellas que cumplan los criterios citados anteriormente. Paralelamente, se establece un sistema para atender las consultas externas vía telefónica siempre que su naturaleza sea compatible con este sistema; aquellas que no lo sean, serán reprogramadas contactando con la persona usuaria. Por otro lado, se suspende la atención sanitaria domiciliaria a excepción en los casos que no sea posible por gravedad, criterios clínicos o porque están en tratamiento activo.

Para pedir estas citas previas de atención telefónica en Atención Primaria (consultorios y centros de salud), debe seguirse el procedimiento hasta ahora previsto para las presenciales: la web y la aplicación de citas del Sescam, o llamando al teléfono del Centro de Salud correspondiente. Así se recogía en una nota de Sanidad.

La consejera portavoz ha explicado que el Gobierno es consciente del sacrificio, las molestias y dificultades que implican para toda la ciudadanía, sin embargo, dada la actual situación “todos debemos ser muy responsables y muy conscientes de que hay que priorizar a las personas que están contagiadas por el coronavirus y que además de ese contagio se haya podido derivar alguna situación clínica compleja. Esas personas son la auténtica prioridad para el sistema sanitario y lógicamente las urgencias, porque sigue habiendo accidentes de tráfico, sigue habiendo infartos, ictus… En definitiva, sigue habiendo problemas urgentes que la sanidad pública tiene que seguir atendiendo”.