El informe que tumba a Madrid

Agencias-SPC
-

Sanidad alega que la región no puede avanzar de fase porque está al límite en pruebas rápidas y Atención Primaria, mientras Ayuso acusa al Gobierno de llevar a la capital «a la ruina»

El informe que tumba a Madrid - Foto: FERNANDO VILLAR

Argumentos antagónicos. Los discursos del Ministerio de Sanidad y del Gobierno de la Comunidad de Madrid respecto al avance a la fase 1 de la capital son radicalmente opuestos. Mientras el primero sostiene que la región esta al límite de su capacidad de PCR y pide mayor capacidad en Atención Primaria, el segundo arguye que puede llegar a las 20.000 PCR y que supera todos los parámetros sanitarios.
Una vez que el pasado viernes el Gobierno comunicó al Ejecutivo presidido por Isabel Díaz Ayuso que la comunidad seguiría, al menos, una semana más en la casilla de salida, el Gabinete regional exigió conocer las razones sanitarias y epidemiológicas para no pasar de fase. 
La respuesta ministerial llegó ayer con un informe firmado tres horas después de conocerse el fallo de que la Comunidad de Madrid seguía en fase 0.
Según el departamento de Salvador Illa, Sanidad decidió mantener a Madrid en esta etapa al considerar que su capacidad de realización de pruebas PCR «está al límite» y que debe consolidar el servicio de Atención Primaria.
El documento también incide en que es la región «más densamente poblada de España», lo que puede «favorecer una elevada tasa de contacto entre personas, con la consiguiente probabilidad de transmisión».
Además, en la referencia al plan de Recursos Humanos, el Ministerio afirma que «no se explican con detalle los mecanismos para garantizar la dotación de profesionales suficientes en toda la estrategia a desplegar y sobre los procedimientos para asegurar la disponibilidad de materiales para toma de muestras y de equipos de protección».
También aprecia que el 20 por ciento de las residencias de Madrid, que son uno de los principales focos de transmisión y mortalidad, «aún no están cubiertas por los sistemas de coordinación asistencial desarrollados durante la epidemia».
Sin embargo, la presidenta de la Comunidad no está de acuerdo y acusa al Gobierno central de llevar a Madrid «a la ruina», tras rechazar ayer su petición de pasar a la fase 1 de la desescalada, y exigió saber quién ha tomado esta decisión.
«Todo nos va a llevar a un precipicio, a un borde que al final no va a causar más que problemas mayores. Nos tienen rehenes, nos tienen amordazados y al final lo que está habiendo es un recorte de libertades», y añadió que «cada semana que Madrid sigue encerrada se están perdiendo más de 18.000 empleos».
En este punto, indicó que la decisión se ha tomado «sin ningún informe técnico sanitario» y aseguró que les exigieron unos requisitos que han ido «cumpliendo» pero que, después, «se van cambiando cada semana».
En este contexto, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, aseguró que la capacidad de diagnóstico para hacer seguimiento de casos nuevos de positivos de coronavirus puede llegar a las 20.000, niveles que a su juicio avalan el paso de Madrid a la fase 1
Además, el político especificó que la red asistencial (incluida Atención Primaria) ya fue aprobada por el Ministerio.