«No puede ser que venda el trigo más barato que mi abuelo»

L.G.E.
-

La Unión de Uniones y plataformas de Agricultura Ecológica y afectados por los conejos y las ZEPA reclaman en tractor y a pie 125 medidas para que el campo no sea un calvario

La manifestación llegó a Zocodover poco antes de las 14:00. - Foto: Yolanda Lancha

«¡Vamos subiendo la cuesta del Calvario!». Así vociferaban por un megáfono en la manifestación de Unión de Uniones junto con las plataformas de Agricultura Ecológica y los afectados por los planes ZEPA y la plaga de conejos. Realmente subían por el zig-zag por el que se hace el vía crucis del Cristo de la Vega. En Toledo, lo que está en la calle del Calvario es el Parlamento regional y precisamente protestaban para reclamar a los partidos 125 medidas para que incluyan en sus programas electorales. Son propuestas para que el campo deje de ser un calvario.
La manifestación tuvo su parte de vía crucis. Venía primero una tractorada de Madridejos y Mora. El presidente de la Unión de Uniones en la región, Andrés García, se quejó de que les llevaran por la carretera en lugar de por la autovía. «Nos han desplazado por los pueblos dando muchas vueltas, se han montado atascos tremendos», recalcó.
Tractorada ralentizada. El segundo tractor lo conducía Florentino de Mora, de la Plataforma de afectados por la Plaga de Conejos. «Iba perfectamente hasta que hemos entrado a Toledo y la Guardia Civil ha entregado la manifestación a la Policía Nacional, que lo único que ha hecho ha sido entorpecernos y llevarnos lento lento», señaló.  
Los tractores entrando a Toledo.Los tractores entrando a Toledo. - Foto: Yolanda LanchaEn la explanada de Santa Teresa esperaban los agricultores y ganaderos para la manifestación a pie. Iban a salir a las 12:00, pero los tractores no empezaron a llegar hasta media hora después. Durante la espera Antonio y Carmen, llegados de Villanueva de Bogas, cuentan lo que les supone tener el cultivo en zona de protección de aves. «Es como un parque natural, que no dispones de tus tierras», señala ella. «No podemos vivir más que del cereal y el cereal es inviable», apunta él, «es una expropiación encubierta».
José Ramón es un joven de Cuenca que cultiva huerta, cebollas, ajos y algo de viñedo y ya ha descubierto que vivir del campo no sale rentable. «Tú estás vendiendo los productos a un precio muy bajo, que casi ni cubres coste, cuando vas al supermercado y ves que los venden diez veces más caro», subraya, «tiene que poner de tus ahorros para mantenerte, así que o se regula un poco la cosa o no se puede seguir». El presidente de Unión de Uniones también incide en los problemas que tienen de viabilidad. «No puede ser que el trigo lo venda más barato que mi abuelo», expuso, «porque en su época el gasoil era diez veces más barato».
Fernando, de Alcázar de San Juan, porta una bandera de España con un conejo en lugar de escudo.   Se queja de todos los que crían en márgenes de ríos, cunetas y junto a las vías del tren. A él le comen la cebada. También lleva una camiseta de la Agricultura Ecológica. «Las cantidades de dinero prometidas se fueron a financiar empresas como Geacam», denuncia.
Se sumaron a la protesta plataformas de Agricultura Ecológica y afectados por los planes ZEPA y la plaga de conejos.Se sumaron a la protesta plataformas de Agricultura Ecológica y afectados por los planes ZEPA y la plaga de conejos. - Foto: Yolanda LanchaGranizo en la Consejería. Casi con una hora de retraso comenzó la marcha a pie, que subió al Casco por el zig-zag del Cristo de la Vega a golpe de los tambores que llevaban, casi como una procesión. Justo cuando iban a llegar a la Consejería de Agricultura les granizó un poco, pero no lo suficiente como para que renuncieran a entregar su escrito con 125 medidas. Luego continuaron callejeando por el Casco hasta la plaza de Zocodover.
Su primera idea fue la de subir algún tractor a Zocodover, pero la Delegación del Gobierno no se lo autorizó y por eso se quejaban de que les hacían entrar «por la trasera» a Toledo. El portavoz de la Plataforma de Defensa de la Agricultura Ecológica, Anastasio Yébenes, que iba con el micrófono, dijo que cuando el partido que estaba en la Delegación era distinto al de la Junta «les permitían todo», pero que ahora como coincidían, les ponían obstáculos para que no se los viera protestar.
Pidiendo a gritos la dimisión del consejero de Agricultura y del delegado del Gobierno (y con algún que otro ¡Viva España!), llegaron a Zocodover casi a las 14:00. Aunque no se sacó ningún símbolo político, en la manifestación había alcaldes, como el de Mora de Toledo, Emilio Bravo, o la de Horcajo de Santiago, María Roldán, ambos del PP. Ella fue la que puso a raya a unos turistas adolescentes que se colaron de broma en la protesta.