Fichajes prohibitivos

SPC
-

La pandemia pondrá fin a los desembolsos por 'galácticos' que rebasen los 100 millones de euros

Fichajes prohibitivos

Para el recuerdo quedarán aquellas desorbitadas cifras que marcaron los fichajes de las últimas operaciones del mercado entre el Barcelona y el Paris Saint Germain por el brasileño Neymar por el que el club francés pagó nada menos que 222 millones. La crisis económica provocada por el coronavirus marcará un antes y un después en el negocio. Se acabaron los despilfarros y los años de bonanzo.
El parón competitivo y las pérdidas económicos han creado una sensación común entre los directivos de los clubes, que prevén unas próximas sesiones de mercado protagonizadas por los trueques y menos gastos millonarios: un radical cambio en un fútbol que registraba antes de la crisis sanitaria una subida vertiginosa del valor de los futbolistas.
La inflación en las fichas de los futbolistas vista después de que en el verano de 2017 el PSG pagara 222 millones al Barcelona por Neymar será un recuerdo lejano. La millonaria operación, seguida a los pocos días por el fichaje por el club parisino del francés Kilian Mbappé por 180 millones (entre cesión y compra definitiva) provocó en el fútbol una reacción en cadena que convirtió en habituales negocios con estratosféricas cantidades.
El Barcelona invirtió más de 100 millones de euros por los franceses Ousmane Dembélé y Antoine Griezmann (120 millones)y por el brasileño Philippe Coutinho (135); el Atlético Madrid pagó 127 millones al Sporting Lisboa por el portugués Joao Félix; la Juventus batió todo récord de gasto en el fútbol italiano al pagar 112 millones al Real Madrid por el portugués Cristiano Ronaldo.
Este tipo de cotizaciones será un fenómeno perteneciente al pasado, después de que la pandemia del coronavirus paralizara el mundo y, de paso, el fútbol. El bajón en los precios puede tener consecuencias graves para los clubes que en los últimos años han realizado unas ingentes inversiones en el intento de impulsar el crecimiento de su marca y de alcanzar triunfos en la Liga de Campeones.
Trabajar en trueques y, sobre todo, en las canteras será cada vez más importante tanto para los clubes medianos o pequeños como por los de elite, obligados a tirar más de sus propios jóvenes.
Eso sí, el fútbol, aunque con ritmos más bajos con respecto a los registrados en los últimos años, seguirá creciendo.
El fútbol europeo llegó a 21.000 millones de facturación y en 2000 hacía poco más de 11.000 millones. Algunos clubes, como el Real Madrid o el Barcelona han multiplicado por 10 sus facturaciones. El sector seguirá creciendo, sobre todo entre los colosos de Europa, aunque más lentamente. 
Será difícil traspasar la barrera de los 100 millones por un ‘crack’. Fue Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, quien implantó el término galáctico con los 11.500 millones de pesetas por Zinedine Zidane (77 millones de euros). El coronavirus trasladará el mercado a otra dimensión. A la baja. La burbuja del fútbol ha estallado y la crisis acabará con las cantidades astronómicas.