Tiempo de Setas

Redacción
-

Las asociaciones micológicas de la provincia creen que la temporada otoñal de recogida llega tarde, pero podría alargarse durante varias semanas «si no llegan las bajas temperaturas»

Tiempo de Setas

Boletus, amanitas, setas de cardo, rúsulas, lepiotas, de pie azul, níscalos, etc. Todas estas especies y muchas más afloran en estos días en los pinares y bosques conquenses. Las lluvias han llegado tarde pero las buenas temperaturas han permitido que los hongos, aunque no como en otras temporadas, afloren a última hora. Sólo hace falta echarse al monte, provisto de una cesta de mimbre y de una navaja conveniente, y disfrutar de la búsqueda de gran cantidad de especies. De hecho, se dice que Cuenca es una de las provincias del país que más variedades de hongos y setas acumula. 
Eso sí, hay que estar bien seguro de que la seta que se coge es comestible. Para ello, las asociaciones micológicas de la provincia organizan salidas comunes al campo, exposiciones y charlas para dar a conocer esta sana afición. José Luis García Juan, presidente de la Asociación Micológica Conquense, apunta que este es un año «anormal, puesto que no hay especies en todas partes. La rareza es que si buscas ciertas setas por interés micológico no se encuentran tan fácilmente». Sin embargo, cree que la temporada de recogida se puede alargar si no llegan las heladas. «No es ya una cuestión de humedad, pues ha llovido, sino más bien de temperaturas nocturnas. Si se suavizan brotarán otras variedades». José Mora, de la Asociación Micológica La Cocorra de Motilla, también opina que la temporada de recogida «no es todo lo buena que querríamos», pero asegura que durante las jornadas que se efectuaron este pasado fin de semana se llegaron a recoger 148 tipos para la posterior exposición y  clasificación. Mora estima que «aún hay tiempo para que nazcan setas de otras clases, si no viene pronto el frío y las bajas temperaturas. La campaña», indica, «se puede arreglar». Eso sí, denota que la ausencia de lluvias en los meses de verano es una constante que se ha repetido en los últimos años. Algo que complica la salida de setas en otoño. «De lo que se recogía hace unos años a ahora hay una diferencia abismal. Llevamos unos seis años que se nota mucho. Ha ido paulatinamente a peor», afirma.
Recurso económico. Las setas se han convertido en un recurso turístico y económico para las poblaciones próximas a las zonas de recogida. Muchos ayuntamientos de la provincia aprovechan estos días para organizar sus jornadas y atraer a visitantes. En ese sentido, los expertos micólogos opinan que sería bueno instaurar medidas como la que promueve el Consistorio de Valdemeca desde hace varios años, una tasa de cinco euros para todo aquel que acuda a los cotos de la localidad. El dinero recaudado repercutirá en las arcas municipales. «En nuestra asociación hemos estado siempre de acuerdo, incluso cuando no estaban en vigor estas normas de los ayuntamientos, de establecer una normativa vía ordenanza municipal», dice el presidente del colectivo de micólogos de Cuenca, quien opina que «es bueno que ese dinero ayude a las economías de los ayuntamientos y a ejercer un cierto tipo de control». Por su parte, el representante de los aficionados micólogos motillanos considera que cada vez hay más aficionados a las setas que «salen y gastan dinero  en hoteles, casas rurales y restaurantes. Esto le viene muy bien a las comarcas micológicas».  Es más, entiende que la normativa que regula la recogida de las setas mediante cotos debería ser de índole regional.